...

Museos en Marruecos, los 10 mejores

Museos en Marruecos

¿Piensa visitar pronto Marruecos y descubrir sus notables museos? ¡Ha llegado al camino correcto! Póngase en contacto con nosotros para personalizar su propio itinerario.

Marruecos es un lugar maravilloso para visitar si le gusta la cultura. Siempre hay algo que despierte su curiosidad en Marrakech, Fez, Meknes y Chefchaouen. Ofrecen costumbres distintas, amplias obras de arte y tentadores alojamientos en riads tradicionales. Hay lugares intrigantes para visitar con asociaciones literarias, así como muchas arquitecturas preciosas. Explore los numerosos museos de Marruecos en nuestro artículo para aprender más sobre la nación y ver una gran variedad de objetos.

Museo Mohammed VI de Arte Moderno y Contemporáneo, Rabat

El Museo Mohammed VI de Arte Moderno y Contemporáneo (MMVI) fue inaugurado por Su Majestad el Rey Mohammed VI en octubre de 2014. Es uno de los primeros museos de Marruecos dedicado exclusivamente al arte moderno y contemporáneo. También es la primera institución pública de Marruecos que cumple con los estándares museísticos internacionales. La arquitectura del museo está inextricablemente relacionada con la ciudad de Rabat. La estructura surgió del deseo de integrarse en el tejido urbano de la capital. La arquitectura de esta última se define a la vez por una identidad propia y una rica mezcla cultural.

En consecuencia, se estableció un enfoque conceptual que pretendía armonizar los procesos de creatividad contemporánea con el legado secular absorbido. Su Majestad el Rey Mohammed VI ha propuesto la creación de un museo dedicado a la creatividad artística moderna y contemporánea. La puesta a disposición de la nación de equipamientos culturales de alto nivel forma parte de la estrategia real. La creación del primer museo nacional de arte moderno y contemporáneo de Marruecos es un acto histórico importante con un objetivo claro: crear las condiciones para la preservación y difusión de nuestro patrimonio artístico, al tiempo que se fomenta la creatividad y se trabaja por la democratización y el desarrollo cultural.

Museo del Judaísmo Marroquí, Casablanca

La magnífica casa que actualmente alberga el museo fue anteriormente un orfanato judío y se construyó en 1948. Sirvió para este fin hasta finales de la década de 1970. Marruecos tenía la mayor población judía de todas las naciones árabes. Casablanca tenía unos 70.000 habitantes judíos en la década de 1960. En 1997, el mismo año en que se inauguró el Museo de Arte e Historia de los Judíos en París, se creó un espacio cultural en el que judíos y musulmanes podían conectarse, así como este Museo Etnográfico, que hace hincapié en la cultura judía marroquí en Fez, Essaouira y Marrakech, donde los marroquíes llegaron a trabajar. En el mundo árabe no existen otros museos dedicados a la cultura judía como el de Marruecos.

El descubrimiento de la maravillosa artesanía judía marroquí se acompaña del canto de los pájaros en los jardines cercanos. ¡Es una parte muy agradable de la visita! Pulseras y fíbulas de plata del siglo XIX, así como colgantes, amuletos y tobilleras Muñecas vestidas con atuendos judeo-marroquíes, se muestran en una vitrina. El arte sacro ocupa una zona más amplia, que incluye estuches de Meguilá, Torás con sus mantos bordados con hilo de oro y mobiliario de sinagoga. También se expone un precioso trabajo de aguja de Azemmour del siglo XVII. Una parte incluye tiene tebas de antiguas sinagogas, así como plataformas de lectura de madera donde oficia el rabino. Una encantadora colección de artefactos para explorar en un ambiente relajado.

Museo Dar-el-Makhzen, Tánger

Dar el Makhzen fue erigido en 1684 por el sultán Moulay Ismail, poco después de la salida de las fuerzas inglesas de Tánger. Funcionó como sede del enviado del sultán bajo el protectorado, así como del poder judicial y del tesoro.

Este museo realiza un viaje a través de la historia para darnos una idea de la prehistoria marroquí. Además, ofrece una espectacular muestra de las numerosas civilizaciones que dieron forma a la ciudad: griega, romana, fenicia, bereber y árabe.

Toda la riqueza derivada de las exacciones obligatorias se guardaba en la sala del tesoro de Dar el Makhzen. Allí encontrará una caja fuerte cerrada por un ingenioso sistema de la época. Tiene derecho a solicitar que se abra para conocer el funcionamiento de este mecanismo, que sólo puede abrir una persona. La terraza, que servía de corte de honor, está situada en el corazón de Dar el Makhzen.

Dar el Makhzen ha acogido a personajes notables de la época dorada de la ciudad. De hecho, las decisiones diplomáticas más importantes se tomaron en Tánger, en su patio, desde sus inicios. El pachá de Tánger también recibió formalmente a Delacroix.

Una vez dentro, un espectacular jardín andaluz le da la bienvenida, rodeado de arcos pintados con cerámicas de maestros artesanos marroquíes. Además de un lugar fascinante que le transportará a la época de los sultanes, con un pequeño museo.

Museo del Patrimonio Amazigh, Agadir

El Museo del Patrimonio Amazigh es uno de los museos de Marruecos dedicados al patrimonio de la zona de Souss-Massa-cultural de Draa. A través de sus exposiciones y de diferentes conferencias, relata la historia del pueblo bereber. El museo se inauguró el 29 de febrero de 2000, una fecha significativa ya que hace 40 años que la ciudad fue devastada por un terrible terremoto que cambió la historia del país. Tiene una superficie total de más de 1000m2. Se pueden encontrar algunos artefactos de la civilización amazigh. Se exponen unos 900 objetos antiguos, como alfombras tradicionales tejidas a mano, ropa, cerámica, joyas étnicas, artesanía y manuscritos del siglo XVI, entre otros.

Este proyecto es el resultado de una colaboración entre la ciudad de Agadir, que lo inició, y un equipo de museógrafos franceses, así como un grupo de jóvenes apasionados por la historia y las costumbres de la región. En 1995, la ciudad adquirió una colección privada de joyas bereberes, que incluía 932 piezas, 227 de las cuales se exponen ahora en las galerías del museo, así como otros símbolos de Souss-Massa-Drâa. Uno de los principales objetivos del Museo del Patrimonio Amazigh de Agadir es promover la artesanía tradicional marroquí.

Museo de Marrakech, Marrakech

El Museo de Marrakech se encuentra en un palacio histórico donde vivió Mehdi Mnebhi, antiguo ministro militar del sultán Moulay Abdelaziz. El palacio se construyó a finales del siglo XIX.

El museo se encuentra en este edificio desde 1997, cuando la Fundación Omar Benjelloun, propietaria también de la Medersa Ben Youssef y la Qoubba Almorávide, lo compró para su rehabilitación. El palacio había servido anteriormente como residencia y, en los años sesenta, como escuela de niñas.

La mayor atracción del museo es su patio interior (busque la enorme lámpara de araña) y las salas que lo rodean. En estas salas se presenta la colección del museo, compuesta principalmente por cerámicas, armas, alfombras y otros objetos típicos de Marruecos. También hay un hammam tradicional y una zona de exposición temporal dentro de la estructura.

Museo Bert Flint, Marrakech

El Museo Bert Flint se encuentra cerca del Museo Dar Si Said. Está en uno de los caminos entre el Mellah y la plaza Jemaa El Fna. Cuenta con una gran colección de artefactos de la zona del Sáhara, incluyendo Marruecos, Malí, Níger y Burkina Faso.

La devoción de Bert Flint llevó a la creación del Museo Bert Flint (Tiskiwin). Este holandés se interesó por la cultura musulmana española tras estudiar historia del arte. En 1954, viajó a Marruecos después de explorar y viajar por todo el mundo.

En 1957, eligió residir en Marrakech tras enamorarse del estilo de vida marroquí. Su interés y curiosidad se despertaron a raíz de su absorción de la vida marroquí. Quedó fascinado por las representaciones visuales y auditivas de la vida rural en Marruecos. Con el tiempo, empezó a explorar los íntimos lazos que existían entre Marruecos, el Sáhara y África. Su pasión por esta cultura rural, así como sus estudios, le llevaron a crear el Museo Tiskiwin.

Museo Sidi Mohamed Ben-Abdellah, Essaouira

El Museo Sidi Mohamed Ben-Abdallah, situado en el corazón de la medina de Essaouira, cerca de la Seqala, uno de los lugares históricos más emblemáticos de la ciudad, es el lugar ideal para conocer la vibrante y fascinante historia de Mogador-Essaouira. Se trata de una ciudad-mundo rica en la suma de las grandes civilizaciones romana, fenicia, cartaginesa, amazigh, judía y árabe, y que sigue siendo un lugar de alto mestizaje cultural.

Este espacio expositivo, que abrió sus puertas por primera vez el 20 de octubre de 1980, con motivo del primer festival de música, tiene como vocación principal traducir y presentar el paisaje y la riqueza cultural de la región de Essaouira, y hacerlo a través de la presentación de una colección relacionada con diversos temas del patrimonio material e inmaterial del que esta ciudad y sus alrededores están sobrados.

Esta colección ha sido seleccionada con el fin de poner de relieve la variedad étnica de la ciudad, a la vez que se ha hecho un recorrido por el pasado histórico de la misma. A la riqueza histórica de la ciudad se suma su notable potencial ecológico, como demuestra su inclusión en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO el 14 de diciembre de 2001.

Museo del Cine, Ouarzazate

Con motivo del Día del Trono, el 30 de julio de 2007, el Museo del Cine de Ouarzazate abrió sus puertas. Fue erigido en 1981 por empresas italianas de producción cinematográfica en el emplazamiento de un antiguo estudio de cine. El lugar, que ocupa 2 hectáreas, está formado por varios platós de cine que se han convertido en lugares de culto en relación con la historia de la Biblia.

Este museo, situado frente a la Kasbah de Taourirte y junto al Complejo Artesanal de Ouarzazate, representa el objetivo del municipio de convertir a Ouarzazate en un importante centro de producción cinematográfica en Marruecos.

Museo Nejjarine, Fez

El Museo Nejjarine de Artes y Oficios de la Madera merece una visita por muchas razones. En primer lugar, el edificio en sí, un antiguo fondouk que ha sido bellamente restaurado, como lo demuestran las dos enormes balanzas colocadas en el patio interior. En el primer nivel se muestran los numerosos tipos de madera que se utilizan y se cultivan en Marruecos, en particular la raíz de cedro/loupe. Luego están las herramientas de carpintero, ebanista y marcador. Aunque no se remonten a siglos atrás, los objetos expuestos son de gran calidad.

Museo del Borj Nord, Fez

El Borj Nord fue un fuerte saadí erigido al norte de Fez El Bali durante el gobierno del sultán Ahmed Al Mansour en 1582.

Era uno de los mayores puestos de observación de la ciudad, inspirado en la arquitectura de las fortificaciones portuguesas del siglo XVI.

El Museo de Armas se encuentra ahora en el Borj Nord. Las armas expuestas abarcan desde la prehistoria hasta la época moderna, y están ordenadas cronológicamente, desde hachas de piedra hasta cañones, así como armamento de diversos tipos y nacionalidades.

Hachas, alabardas, picas, lanzas, sables, espadas, cascos iraníes, sillas de montar con sus adornos, rifles, pistolas, revólveres y cañones de diversos tipos son algunos de los objetos expuestos.

Las colecciones de los museos que proporcionamos representan las más bellas y populares de Marruecos. Aun así, hay museos que no se mencionan aquí y que merecen ser visitados, como el Museo Nacional del Automóvil 4X4 de Marruecos, en Merzouga, propiedad de un emiratí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Abrir chat
¿Viajando pronto a Marruecos?
¡Hola! Permítanos planificar su viaje por Marruecos con expertos!