La puerta azul de Fez el Bali

La capital cultural de Marruecos no se parece a ningún otro lugar del planeta.

Marruecos alberga cuatro ciudades imperiales. Fez El Bali fue fundada en 789 por Idris I, lo que la convierte en la más antigua del grupo. Sin embargo, su ascenso al poder no se produjo de forma repentina. Fez no alcanzó su apogeo hasta la época meriní, cuando destronó a Marrakech como capital. Gran parte de la historia de la ciudad puede remontarse a esta época dorada. Lo que nos lleva a Fez el Bali, que no es ni mucho menos la única medina de Marruecos, pero sí la más magnífica. ¿Por qué? Para empezar, es la mayor región metropolitana sin coches del mundo.

Dentro de sus murallas medievales se encuentra una zona intrigantemente contradictoria que es a la vez tumultuosa y pacífica. Esta congestionada red de pequeños túneles, mezquitas, zocos, talleres artesanales, madrasas (instituciones de enseñanza islámica) y modestas viviendas alberga a la mitad de la población. Los ruidos de la vida cotidiana, de varios idiomas (árabe, bereber y francés) y del almuédano (la llamada a la oración) resuenan por los pasillos. ¿Es abrumador? Tal vez. Sin embargo, cada componente de color añade complejidad a este rompecabezas centenario.

La antigua medina de Fez el Bali

La Edad Media sigue viva.

Visitar Fez el Bali es como retroceder en el tiempo. Este fascinante laberinto ha permanecido prácticamente inalterado desde la Edad Media, con madrasas, mezquitas, hammams, fondouks (posadas frecuentadas por mercaderes ambulantes y ganado) y burros empujando carros por los caminos empedrados. ¿Se desorientará entre las más de 9.000 callejuelas y giros ciegos? Probablemente.

Un museo vivo.

Fez el Bali, a menudo reconocida como la medina mejor conservada del mundo árabe, es un enorme museo dedicado a la historia y el patrimonio marroquíes. Hay varios lugares históricos, desde madrasas y monumentos militares hasta palacios (algunos de los cuales, como Dar Batha, se han transformado en museos) y estructuras religiosas como Djemaa el Kairaouine. (Hay que tener en cuenta que los no musulmanes no están autorizados a entrar en las mezquitas; sin embargo, se les permite mirar dentro).

La Exposición de Arquitectura Islámica.

una de las madrasas de Fes el Bali

Aunque numerosas épocas e influencias culturales han dejado su huella en las estructuras de Fez el Bali, la arquitectura islámica es la más visible. La madrasa Bou Inania es un magnífico ejemplo de arquitectura medieval meriní. La combinación de un exquisito zellige (mosaico de azulejos), el yeso tallado y las mashrabiyas de cedro nos remiten a otra época. Y el minarete de tejas verdes se eleva por encima de todo para que todos lo vean. En la civilización islámica, la privacidad es también muy importante. Por eso nacieron los riads, típicas residencias de huéspedes marroquíes con patios centrales.

Reserve su viaje a Fez: Contacto nosotros.

La posibilidad de alojarse en un riad.

Uno de los riads de Fes el bali

Varios de los riads del núcleo amurallado de la ciudad se han convertido en B&B boutique. Dar Victoria y Riad Numero 9 son dos de los más destacados). La disposición es ideal para los viajeros cansados, ya que las habitaciones orientadas hacia el interior proporcionan paz y tranquilidad. Además, los patios de estilo andaluz con fuentes son tranquilos y encantadores.

Los residentes viven en casas de estuco.

La mayoría de las viviendas son modestas en comparación con los suntuosos palacios, mezquitas y majestuosos riads. Estas residencias con aspecto de fortaleza están formadas por altos muros de estuco blanco y elaboradas puertas de madera, sin ventanas exteriores que aumenten la opacidad. Es casi difícil comprender lo que ocurre en su interior, y no es casualidad. Durante milenios, el aislamiento y la seguridad han sido las principales prioridades.

Los zocos venden una amplia gama de productos artesanales.

Tanto si busca auténticos recuerdos para regalar a sus amigos y familiares como artefactos únicos para decorar su casa, los encontrará en Fez el Bali. Las alfombras bereberes y la henna se venden en los luminosos zocos y Kissaria (mercados cubiertos), al igual que los caftanes de seda y la cerámica artística. Sólo hay que estar preparado para regatear, como es típico.

Puestos de comida interesantes.

Tajín

Los vendedores ofrecen suculentos dátiles, aromáticas especias y deliciosos postres. El puesto de carnicería exhibe con orgullo cabezas de vaca cortadas como si fueran una medalla de orgullo. Un tipo vestido de chilaba corta pescado a pocos pasos. A veces los aromas pueden ser intensos, incluso un poco inquietantes, pero todo forma parte de la vida cotidiana en Fes el Bali.

Es la sede de Khizanat al-Qarawiyyin y de la Universidad de al-Qarawiyyin.

Fez, conocida como la «Atenas de África», es un antiguo centro de educación y religión. ¿Sabe dónde está la biblioteca original? Khizanat al-Qarawiyyin alberga cientos de valiosos manuscritos y documentos, entre ellos un Corán escrito con letra cúfica en el siglo IX. En Fez el Bali también se encuentra la Universidad de al-Qarawiyyin, la institución de enseñanza superior más antigua del mundo que funciona de forma ininterrumpida.

Curtiduría Chouara.

Curtiduría de Chaouara en Fes el Bali

Algunas de las imágenes más conocidas de Fez el Bali son las que se tomaron en la Curtiduría de Chouara, que es también una de las atracciones más populares de la ciudad, y con razón. La visita a este lugar histórico es una experiencia sensorial fantástica. Las vistas, los olores (para bien o para mal) y los magníficos artículos de cuero no se parecen a nada en el mundo.

Su destreza culinaria no tiene parangón.

La capital cultural de Marruecos es Fez. Y la comida tiene un papel importante en ella. Los restaurantes salpican los caminos de la medina y ofrecen exquisitos tagine y otros manjares consagrados. En contraste, la escena gastronómica ofrece una sensación de modernidad. En la última década se han abierto pequeños cafés abiertos todo el día y restaurantes contemporáneos como Nur, donde la chef Najat Kaanache crea versiones muy innovadoras de los platos clásicos marroquíes.

La oportunidad de relajarse en un Hammam.

¿Sabe en qué puede confiar? Una visita a Fez el Bali no será aburrida. Si el ritmo frenético y las calles abarrotadas son demasiado para usted, recuerde que puede buscar refugio en un auténtico hammam como el Spa Laaroussa. Antes de volver al ruido y al bullicio de la medina, disfrute de un baño de vapor y un masaje.

Riad y hoteles en Fes El Bali.

Booking.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>