Luna de miel en Marruecos, viaje de novios

Luna de miel en Marruecos

Luna de miel en Marruecos:

Cuando la mayoría de las parejas imaginan su luna de miel, se imaginan playas blancas con palmeras que se adentran en el agua y bonitos bungalows con techo de paja justo en la playa. Queremos romper este estereotipo e invitarle a pasar su luna de miel en Marruecos, un verdadero cuento de hadas oriental.

Una luna de miel en Marruecos, o ¿por qué no visitar un país a veces olvidado por los europeos, la tierra de los cafés franceses en la playa que sirven auténtico café árabe?

Marruecos, el reino por descubrir, es el verdadero portal a un mundo de cultura africana e islámica, que se mezcla con la europea en cada parada, ya sea paseando por la plaza del mercado de la ciudad roja de Marrakech o caminando por la playa bañada por el sol de la capital marroquí, Rabat.

Todos los amantes de la arquitectura multicultural, la gente acogedora, el clima templado y las brisas húmedas, los suburbios armoniosos y la gastronomía diversa encontrarán mucho que disfrutar en esta nación africana bañada por el Atlántico y apodada el «rincón más occidental».

Viaje de novios en Marruecos

¿Está planeando su luna de miel en Marruecos? ¡Envíenos un presupuesto!

Somos una agencia de viajes local que se especializa en hacer cualquier tipo de tour alrededor de Marruecos, todo lo que necesita hacer es ponerse en contacto con nosotros y vamos a establecer nuestro equipo bajo sus necesidades, estamos aquí para hacer su viaje de luna de miel en Marruecos lo más romántico posible.

Información general:

Antiguamente se creía que la costa atlántica de Marruecos era el territorio más occidental, más allá del cual se encontraba el mundo de las tinieblas. Marruecos también es conocido como la «Perla del Magreb», que se traduce como «Tierra del Sol Poniente».

¿Cuándo ir de luna de miel en Marruecos?

No se puede visitar Marruecos en verano a menos que se piense en pasar 24 horas en las playas del Atlántico y el Mediterráneo. Las ciudades son insoportablemente calurosas, y los marroquíes bromean diciendo que en el desierto no se necesita ni siquiera un fuego para cocinar la comida. Tampoco hay que ir en invierno, a no ser que se quiera esquiar o hacer snowboard en las laderas nevadas del Atlas. La temperatura en las ciudades se mantiene en torno a los +20°C, pero llueve.

Los mejores meses en Marruecos son abril y octubre.

Tras las lluvias invernales, los valles se vuelven verdes y las flores florecen en primavera. A finales del otoño, los árboles se doblan bajo el peso de las granadas, naranjas y mandarinas maduras, pero la zona que rodea las plantaciones está tan reseca que parece un «cruce de ríos de piedra».

Viaja no sólo en el espacio, sino también en el tiempo al investigar el pasado del país. En Marruecos, el calendario lunar musulmán es actualmente el 1435, y el solar bereber el 2964. Tenga en cuenta las fiestas islámicas al organizar un viaje. No pase, por ejemplo, su luna de miel durante el Ramadán.

Lea la mejor época para viajar a Marruecos.

Rutas de viaje:

Las dinastías reinantes de Marruecos se han ido sustituyendo desde la antigüedad, y los sultanes han trasladado el trono y el harén a nuevas ciudades, lo que ha dado a la región el apodo de «país de las cinco capitales». Es sencillo planificar un itinerario: no hay muchas ciudades en el mundo, casi todas están protegidas por la UNESCO, y cada una tiene algo único que ofrecer. Marrakech «roja», Chefchaouen «azul» y Essaouira «blanca»: ¡aporten colores vibrantes a la paleta de su viaje de luna de miel en Marruecos!

Fez:

Los aficionados a las películas históricas y a los cuentos orientales deberían comenzar su exploración de Marruecos con una visita a la ciudad de Fez. El tiempo parece haberse detenido en su parte antigua, la medina. Salvo los caballos y los burros, todos los medios de transporte están prohibidos en esta región. Pasará horas caminando por las estrechas calles, admirando las casas repletas de gente y comprando en las tiendas de los comerciantes.

Casi todas las casas de la medina tienen varias funciones. En el primer piso hay un taller donde se fabrican ollas, se teje la ropa y se hornea el pan. Allí se vende de todo. Puedes comprar algo bonito para tu nido familiar, como una lámpara forjada a mano o un plato decorativo pintado que simbolice tu amor y te recuerde tu estancia aquí.

Meknes:

Después de Fez, visite Meknes, una ciudad de lujo para su luna de miel en Marruecos, conocida por sus impresionantes puertas y los restos de la formidable fortaleza del sultán Molyai Ismail. En la década de 1980 se descubrió aquí una enorme cárcel subterránea. Según la leyenda, una pareja de enamorados acudió allí para hacer cosquillas a sus nervios, pero nunca regresó. Cerca de los establos del sultán se encuentra un singular santuario dedicado a un aguador. En el pasado, era un hombre bien considerado porque sólo él tenía las llaves de todos los edificios de la ciudad, y siempre se le pedía que hiciera de casamentero.

Se dice que, en aquella época, los aguadores eran los responsables de la formación de muchas familias jóvenes. La necrópolis de Volubilis no está lejos de Meknes. La ciudad fue construida durante el Imperio Romano y quedó casi totalmente devastada en el terremoto de Lisboa de 1811.

Puedes estar aquí al menos una hora antes de la puesta de sol. El sol poniente proyecta cálidos tonos dorados sobre los restos de la antigua ciudad, que quedarán impresionantes en vuestras fotos juntos.

Merzouga:

Merzouga es otro lugar en el que podrá ver la puesta de sol más romántica de su vida. Es la única ciudad del noreste de Marruecos que está junto al desierto más alto del mundo, el Sahara. Muchos hoteles están situados en las afueras de la ciudad. Al amanecer o al atardecer, podrá salir de su habitación y ver las dunas de arena de color naranja claro. Pero tenga cuidado de no ir demasiado lejos por su cuenta. Al fin y al cabo, es fácil dejarse llevar y olvidar el camino de vuelta.

El desierto ofrece una gran variedad de actividades, como carreras de ATV, buggies y sandboarding. La opción más romántica, de todas, es un paseo en camello en el que estará solo con el desierto y el silencio. Además, casi todos los propietarios de hoteles tienen su propia caravana de camellos, y estaremos encantados de ayudarle en este viaje.

Luna de miel en el Sahara de Marruecos

Ouarzazate:

Ouarzazate es conocida por sus Estudios Atlas, que han producido muchas películas y programas de televisión populares, como Gladiator y Juego de Tronos. Es una visita obligada para los interesados en la cinematografía. Podrá realizar una visita guiada a los pabellones, donde los decorados de rodaje siguen intactos, y también descubrir los secretos de las celebridades de Hollywood. Ouarzazate tiene una población de unos 70.000 habitantes, de los cuales casi la mitad participaron en el rodaje de numerosas películas históricas.

El ksar de Ait-Ben-Haddou está a sólo 30 kilómetros del estudio cinematográfico. Ksar es un pueblo fortificado que parece un castillo. Hoy en día, casi nadie vive aquí, pero es notable por ser el lugar de la boda de Daenerys y Khal Drogo en Juego de Tronos, y este ksar se convirtió en el prototipo de la capital de Khalasar en la popular historia. El lugar es extremadamente fotogénico, así que planifica con antelación cualquier escena divertida en la que participes para rodar tu propio cortometraje aquí.

Marrakech:

Marrakech es la versión marroquí de Las Vegas. La ciudad parece haber sido construida pensando en el entretenimiento. Hay varios clubes y bares para los que disfrutan de la vida nocturna. Pero hay que tener en cuenta que, al tratarse de una república musulmana, habrá que pagar una cantidad considerable por el alcohol en el pub.

Marrakech es conocida por algo más que su vida nocturna. No deje de visitar el Jardín Majorelle. Es probablemente la zona más verde de la ciudad. Fue diseñado por el diseñador francés Jacques Majorelle. Este lugar fue en su día uno de los favoritos del diseñador Yves Saint Laurent. Se sintió influenciado por el jardín y eligió vivir y trabajar aquí. Aquí hay un pequeño espacio donde el diseñador expone los originales volantes que diseñaba a mano cada año para dar la bienvenida al Año Nuevo a sus clientes y amigos.

También hay un salón donde vende piezas de lujo y perfumes. A pocos metros del jardín se encuentra el Museo Yves Saint Laurent, que atraerá a todos los amantes de la moda. Se trata de una enorme sala de exposiciones donde se exhiben las creaciones más destacadas del diseñador: ropa, joyas, accesorios y sombreros. En la sala, que es oscura, sólo están iluminados los objetos expuestos. Parece estar muy de moda, pero no se permite hacer fotografías.

Se trata de un corto viaje por Marruecos. Hay ciudades costeras con pintorescos paseos, estaciones de esquí y vastas áreas metropolitanas, por nombrar algunas. Sin embargo, le sugerimos que visite las zonas donde cobran vida Aladino y «Mil y una noches», donde las calles recuerdan a los sultanes, y las antiguas medinas siempre están llenas de vendedores e impregnadas del aroma de los dulces orientales.

La belleza de la naturaleza marroquí:

Lugares románticos como las Cascadas d’Ouzoud se convertirán en el escenario de una auténtica declaración de amor, donde el agua que fluye, el viento tibio y el arco iris que se cierne sobre ustedes implicarán tiernas palabras que harán de su luna de miel marroquí un cuento de hadas.

Si le gustan las emociones, le sugerimos una visita a la plaza Djemaa el-Fna de Marrakech, popular por sus encantadores de serpientes.

Merece la pena pasar al menos cuatro días en esta ciudad real para sumergirse en su historia, dejándose arrastrar por sus calles, donde la presencia de la cultura romana se aprecia tanto en las pequeñas casas como en los majestuosos templos.

Si está planeando una romántica luna de miel en Marruecos, no olvide pasar por Casablanca, lugar de rodaje de la película del mismo nombre. Esta ciudad le encantará y le dejará recuerdos vívidos de calurosas veladas en la playa. Los lugareños son educados y serviciales, y puede que le sorprenda lo familiarizados que están con su cultura. El romanticismo francés de una ciudad portuaria africana, una tentadora oportunidad de pasar una luna de miel que atesorará toda la vida, y los recuerdos de los días pasados en Casablanca le calentarán en los días de frío.

Luna de miel en Marruecos: bucear:

Hacer un viaje de luna de miel a Marruecos permite sumergirse totalmente en el buceo. Este encantador destino invita a los enamorados a explorar sus fondos marinos. Además, en este sentido, Marruecos ofrece varios lugares de buceo. Uno de ellos se encuentra en Belyounech, un pueblo pesquero situado a 16 kilómetros de Findeq. Su diminuta playa, bordeada por el mar Mediterráneo, es especialmente conocida por su belleza. Los novios no tendrían ningún problema en sumergirse en sus aguas transparentes y pasearse tranquilamente por su fondo marino.

Durante esta romántica aventura, también se puede visitar la playa de Jebha. El acceso a esta atracción turística es un poco complicado, pero la elegancia merece el desvío. El entorno natural está formado por rocas y árboles verdes. Esta playa no sólo es estupenda para nadar, sino también para practicar el windsurf. Una estancia en este lugar proporcionaría a los tortolitos la oportunidad de embarcarse en un increíble viaje juntos.

Una excursión por el desierto a lomos de un camello, imprescindible en una luna de miel en Marruecos:

Para animar un viaje romántico a Marruecos, es imprescindible descubrir sus vastos desiertos. A lomos de sus camellos, los enamorados podrán atravesar el Sahara. Cerca de Marrakech, este desierto es un fuerte atractivo turístico del país. Cada año, atrae a millones de visitantes. Tenga en cuenta que Marrakech es el principal punto de partida para ir a este desierto. Tras su excursión por este lugar, los tortolitos se irán sin duda deslumbrados tanto por su inmensidad como por sus paisajes.

Para cerrar con broche de oro la expedición en el corazón de Marruecos, también hay que recorrer el desierto de Merzouga. Este es sin duda la parte más impresionante del desierto marroquí. Se puede admirar la típica imagen que se tiene del desierto en la imaginación.

En Marruecos también hay que atravesar el desierto de Zagora. Esta atracción turística es especialmente ideal para una escapada romántica de dos días y una noche.

pareja a lomos de un camello

Marruecos para personas activas:

Si quiere unas vacaciones más aventureras, las playas atlánticas de Marruecos tienen un escenario ideal para aprender a hacer surf o windsurf. Así se enamorará de Essaouira y de sus tres kilómetros de playa. Sin embargo, las joyas de esta región no son sólo las instalaciones recreativas, sino también los edificios exóticos entre la omnipresente arquitectura europea; aquí verá cómo estas dos diversas culturas se han unido en una armonía que le encantará, y podrá encontrar calma, tranquilidad y serenidad que apreciará durante unos días.

Cocina marroquí:

La cocina marroquí es tan diversa y variada como el propio país, llena de aromas y sabores. Créanos, la comida marroquí es una verdadera experiencia que no debe perderse. Además, cuando se combina el ambiente acogedor de la gente local con el olor del azafrán, el cilantro y el comino, se obtiene una armonía que recordará durante mucho tiempo. Lo que hay que probar es el tradicional y muy popular cuscús, que se sirve con carne y verduras.

La pastilla es la joya de la corona de la cocina marroquí, un pastel hecho con carne de ave finamente picada, perejil, huevos duros, almendras y miel.

Casi todos los platos marroquíes son una sinfonía de aromas y sabores. Relajarse en un café, tomar un té a la menta, una pastilla, y escuchar los sonidos de la ciudad y el mar, será el colofón más perfecto a su luna de miel en el apacible Marruecos, donde le proponemos pasar al menos dos semanas, que se convertirán en un viaje increíble que recordará el resto de su vida.

Debería probar el aceite de argán, que se utiliza habitualmente en la cocina marroquí. También es uno de los aceites más caros que se encuentran en la industria de la belleza.

Centros turísticos románticos para su luna de miel en Marruecos:

pareja en un hotel de Marrakech

Beldi Country Club, Marrakech:

El Beldi Country Club está a un paso del corazón de Marrakech. La arquitectura del hotel, que combina el exótico estilo marroquí con elegantes elementos franceses, recuerda a un típico pueblo marroquí, con hermosos callejones, calles estrechas y patios. Disfrute de las vistas de la cordillera del Atlas mientras pasea por los fragantes rosales y olivares, se refresca en la bañera más transparente, ve una película en el pequeño cine del lugar, cena en el hotel de lujo y se mima en el spa. Hay pistas de tenis, un bazar donde se pueden comprar piezas de alta calidad, restaurantes, clases de cocina, petanca, golf, paseos a caballo, alfarería y paseos en quad.

Royal Mansour Marrakech:

El Hotel Royal Mansour, situado en la majestuosa Ciudad Roja de Marrakech, combina la fina tradición, la riqueza y las modernas instalaciones para una estancia inolvidable. Este hotel de lujo de cinco estrellas cuenta con una variedad de habitaciones bien equipadas y lujosas, amuebladas con una hermosa arquitectura marroquí. Cuenta con una enorme piscina y hermosos terrenos, así como con numerosos restaurantes que sirven deliciosa cocina. Se puede degustar la típica comida marroquí, la deliciosa comida francesa u otros platos extranjeros. Relájese con una copa en uno de los pubs, mímese en la fabulosa piscina, sumérjase en un relajante hammam y guarde muchos recuerdos mágicos.

La Mamounia:

El hotel de cinco estrellas La Mamounia, situado junto a la famosa mezquita de la Koutoubia, será una base excelente para explorar la magnífica medina de Marrakech. Es uno de los hoteles más opulentos de la ciudad. Este lujoso hotel se encuentra en un antiguo palacio y está decorado con azulejos típicos marroquíes, estuco y otros elementos arquitectónicos.

El complejo es uno de los balnearios más famosos del país. Alójese en una encantadora cama, suite o riad y disfrute de los servicios del hotel, que incluyen restaurantes y cafés, un gimnasio, un salón de belleza, boutiques y una piscina. Desde su creación en 1923, el hotel ha recibido a huéspedes como Winston Churchill, Yves Saint Laurent, Edith Piaf y Paul McCartney.

Mazagan Beach Resort, El Jadida:

El Mazagan Beach and Golf Resort cuenta con todas las instalaciones de primera categoría que necesitará para pasar una luna de miel en Marruecos inolvidable. Este complejo de cinco estrellas está considerado como uno de los mejores del mundo. Las exquisitas habitaciones y suites tienen diseños típicos marroquíes, un alto nivel de confort y unas vistas impresionantes. Relájese en las piscinas o en la arena virgen, juegue un partido de golf, cene en uno de los restaurantes del hotel, apueste en el casino o baile toda la noche en la discoteca. El spa dispone de una serie de servicios, así como de paquetes exclusivos para parejas. Los paseos a caballo, los viajes en quad, las excursiones, los karts y el yoga son algunos de los deportes más divertidos. Como el hotel está cerca de la ciudad costera de El Jadida, los huéspedes pueden ir a pie.

Riad Maison Bleue and Spa, Fes:

El hotel balneario Riad Maison Bleue está situado cerca del animado centro de Fez. En este hotel de lujo, los recién casados pueden disfrutar de la energía y los lugares emblemáticos de la ciudad, visitar muchos sitios históricos y culturales y volver cada noche a su morada clásica y tradicional. Las habitaciones y suites cuentan con muebles antiguos, tejidos suaves, muebles de madera de cedro pulida y otros elementos de lujo. Los servicios de primera categoría incluyen un spa con hammam y salas de masaje, una piscina cubierta, un gimnasio, una terraza, un bar y dos restaurantes. El desayuno se sirve todas las mañanas. Este majestuoso riad fue en su día la residencia privada de un destacado juez local y profesor de teología.

Kasbah Tamadot, Asni:

El hotel Kasbah Tamadot es un oasis de armonía y tranquilidad en las estribaciones de las impresionantes montañas del Alto Atlas de Marruecos. Los hermosos paseos de este hotel, su excelente servicio y sus extraordinarias prestaciones esperan a los recién casados. El galardonado complejo cuenta con 30 encantadoras habitaciones construidas para estancias privadas. También hay varias tiendas bereberes con encanto para disfrutar de una luna de miel en Marruecos única.

Hotel Sofitel Agadir Thalassa Sea & Spa, Agadir:

El Sofitel Agadir Thalassa Sea & Spa forma parte de la cadena hotelera multinacional Accor y está situado junto a la playa. Este complejo de cinco estrellas ofrece lo mejor de la hostelería, desde habitaciones lujosas con modernas instalaciones y excelentes restaurantes en el lugar que sirven una completa gama de comida, hasta un impresionante spa con hammam, sauna, sala de masajes y una enorme piscina exterior. La terraza de la azotea es ideal para ver las puestas de sol, y la galería de arte puede atraer a los tipos artísticos. En los alrededores se puede montar a caballo o en camello, jugar al golf, pescar, navegar, nadar y jugar al tenis.

Paradis Plage Surf Yoga & Spa Resort :

Paradis Plage es un complejo ecológico situado cerca de la famosa estación balnearia de Agadir y del destino de surf de Taghazout. Es perfecto para los amantes del surf que deseen combinar el tiempo de playa con emocionantes deportes acuáticos. También es sencillo visitar las maravillas naturales y los antiguos pueblos bereberes desde el resort.

Este tranquilo complejo también ofrece sesiones de yoga para aquellos que deseen relajarse y disfrutar de la verdadera armonía, y el spa del lugar ofrece una gran cantidad de opciones de felicidad. El complejo cuenta con una amplia gama de restaurantes y bares. Pruebe la comida nutritiva y orgánica que no sólo es deliciosa sino también beneficiosa para su cuerpo. Elija entre una suite, una villa, un bungalow o un lujoso apartamento.

Dar Ahlam, Kusheit:

El hotel Dar Ahlam está situado al borde del desierto del Sahara, cerca de la ciudad marroquí de Skoura. Su tradición se remonta a 200 años atrás. El hotel, que domina la majestuosa cordillera del Atlas, está rodeado de exuberantes jardines y amplios palmerales. Se organizarán paseos locales y excursiones a pueblos bereberes para los huéspedes, que también tendrán acceso a un salón de belleza, una sala de masajes, un hammam y una deliciosa cocina. Los propietarios del hotel también poseen un campamento de lujo en el desierto de Erg Chebbi, donde se puede pasar un viaje increíble recorriendo las altas dunas, durmiendo bajo las estrellas e interactuando con los camellos.

Dar Nour, Tangier:

Dar Nour es un hotel con encanto en medio de la antigua medina de Tánger. Es perfecto para las parejas que quieran combinar las costumbres locales con la comodidad en su luna de miel. Las habitaciones del hotel son espaciosas y tienen un ambiente distinto. Matt Damon, Rashid Taha y Yasmina Reza son algunos de los famosos que se han alojado en este cálido hotel.

Dar Nour es el complejo turístico más antiguo de Tánger y está decorado con la arquitectura tradicional marroquí. Los salones marroquíes le invitan a relajarse, y la terraza de la azotea promete unas vistas espectaculares del casco antiguo y el puerto. El restaurante del hotel sirve deliciosos platos elaborados con nuevos ingredientes locales. Cada mañana se sirve un desayuno típico. Podrá utilizar la sala de spa para mayor placer.

Qué hacer en Marruecos durante una luna de miel romántica:

  • Vivir en un riad, una mansión con jardín y fuente en el patio, viendo amaneceres y atardeceres en el tejado, junto a las cigüeñas.
  • Vea el trabajo de los curtidores, vaya al hammam y pasee por las calles artesanales de la medina, donde crearán una obra de arte ante sus ojos.
  • Probar la carne de camello salada en Fez.
  • Pruebe el pescado en el puerto de Essaouira y monte a caballo fuera de la ciudad para ver cabras en las ramas del árbol de hierro, la argania.
  • Pasear bajo los arcos de jengibre de la playa «marciana» de Legzira.
  • Dar de comer a los monos junto al «velo de los enamorados», la cascada «de los olivos» de Uzud.
  • Pasar la noche en el desierto. Camellos, buggies, jeeps y ATVs están a su servicio en Erg Shebbi y Merzouga.
  • Fotografíe con el telón de fondo de las Piedras Azules en Tafraut o adéntrese en las legendarias gargantas del Dades y del Todra.
  • Conquiste la cima del Jebel Toubkal (4167 m) del Norte de África. O practique senderismo en el Valle del Paraíso. En invierno, las montañas multicolores del Atlas y los acantilados de formas extrañas se cubren de nieve y se convierten en una estación de esquí.
  • Coja una ola en una de las escuelas de surf cercanas a Agadir.

Recuerdos de su luna de miel en Marruecos:

  • Babuches:

Son zapatos tradicionales marroquíes. En casa pueden servirnos como cómodas zapatillas. También es una gran idea para regalar a los seres queridos.

  • Shisha:

Los países árabes son famosos por sus pipas de agua. Puedes comprarlas en cualquier mercado. A la hora de comprarlas, hay que fijarse en el lugar de fabricación. Las marroquíes son, por supuesto, de mejor calidad, pero también más caras. Si la shisha va a servir sólo de decoración, puedes comprar una sencilla que se vende por tan sólo 5 euros.

  • Especias:

Marruecos es famoso por sus coloridas y aromáticas especias. Se venden al peso o en envases decorativos (ideales para un regalo). También en los supermercados podemos conseguirlas.

  • Cerámica:

La cerámica marroquí deleita con su originalidad y calidad. Se caracteriza por sus ricas decoraciones orientales. En la feria, podemos comprar platos, jarras y, por supuesto, tajine, un plato que se elabora y sirve un delicioso plato del mismo nombre.

  • Comestibles:

Marruecos también es famoso por sus deliciosos productos alimenticios, que se pueden utilizar al cocinar en Polonia. Además de las especias, merece la pena probar el aceite de argán, el té de menta, la pasta de harissa, los dulces o el cuscús.

  • Vasos:

A los marroquíes les encanta beber té a la menta. Suelen hacerlo en vasos tradicionales, ricamente decorados. Podemos comprarlos tanto en bazares como en mercados.

  • Cosméticos:

Una compra obligatoria en Marruecos es el aceite de argán. También cabe destacar otros cosméticos, como jabones, champús para el cabello y acondicionadores.

  • Ropa y joyas:

Los puestos están repletos de ropa. Sin embargo, la mayoría son falsificaciones de marcas populares. Sin embargo, merece la pena buscar ropa tradicional marroquí, por ejemplo, pañuelos para la cabeza ricamente decorados (hijab), jellaba (túnica exterior) o takhlila, que es un traje tradicional de las mujeres bereberes. También cabe destacar la joyería bereber.

  • Imanes de nevera:

El recuerdo que más se compra en cualquier lugar del mundo son los imanes. Pueden tener diversas formas (por ejemplo, el ojo del profeta o la babushka) e inscripciones. Serán una gran decoración para nuestra nevera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>