Qué comer en Marruecos, cocina Marroquí

Cuscus de Marruecos

La experiencia de viaje más bonita es la que se vive a 360°. Serán los olores y sabores de la cocina marroquí los que le traerán los mejores recuerdos de su viaje a Marruecos, una vez que vuelva a casa. Pero, ¿cuál es la mejor comida de Marruecos? En este artículo profundizaremos en qué comer en Marruecos. Para ayudarle a construir los mejores recuerdos de su viaje.

Cocina marroquí:

La evolución de los gustos y sabores marroquíes está inevitablemente ligada a la retorcida historia de Marruecos. El resultado es una cocina mediterránea con claras influencias indias, ¿un ejemplo? Las especias, muy utilizadas en la cocina típica marroquí. Aunque cada región tiene sus propias tradiciones gastronómicas, lo que la cocina marroquí tiene en común es el sentido de la hospitalidad al que cada uno está especialmente ligado.

Los marroquíes consideran la comida como un momento de agregación, la comida, el té y el café son imprescindibles en dosis abundantes listas para acoger a quien lo desee. Una particularidad a la que no estamos acostumbrados es la inutilidad de los cubiertos en el contexto familiar. Si elige un viaje a Marruecos como destino vacacional, el consejo es que respete las costumbres locales. Evite el consumo de alcohol y respete el Ramadán.

¿Tiene curiosidad por saber qué comer en Marruecos? Le guiaremos para que descubra la cocina típica marroquí. ¡Empecemos!

Qué comer en Marruecos y dónde:

1. Cuscús marroquí:

Inevitable y quizá previsible, el cuscús es la primera de nuestras recomendaciones sobre qué comer en Marruecos. Símbolo de la tradición culinaria de la zona, el grano de cuscús se acompaña de carne (cordero, ternera o pollo) y verduras. Para enmarcarlo todo se añade el Ras el Hanout, una mezcla de unas 30 especias típicas del norte de África.

La cocción tradicional del cuscús al vapor no es inmediata, la preparación necesita al menos un par de horas. A pesar de la versión clásica mencionada, hoy en día existen innumerables variantes, para satisfacer incluso los paladares más exigentes. Famoso en todo el mundo, hoy el cuscús se cocina habitualmente también en nuestras casas. Le sugerimos que no cometa el error de considerarlo algo «ya visto», porque los sabores del verdadero cuscús le sorprenderán.

Cuscús cultural marroquí

2. Tajine, lo mejor de qué comer en Marruecos:

Al pensar en qué comer en Marruecos, la mente vuela inevitablemente al tajine. Plato tradicional de la cocina marroquí, toma su nombre de la olla en la que se cocina, hecha de terracota con una tapa puntiaguda. La inusual forma del recipiente, permite una cocción guisada hacia el centro, y al vapor hacia la parte superior. Es aconsejable utilizar verduras, ya que al liberar la humedad a altas temperaturas, intensifican los sabores.

Hay variaciones de tajine para todos los gustos, nosotros en Touring In Morocco, recomendamos la versión con kefta o albóndigas de cordero especiadas, con pan rallado empapado en vino. Un espectacular ejemplo de la cocina típica marroquí. Si su viaje a Marruecos incluye una parada en Essaouira, debe saber que la joya del lugar es el tajine de pescado. Si le gusta incursionar en la cocina, el tajine puede ser una excelente idea de recuerdo de Marruecos.

Tagine de Marruecos

3. Rfissa:

Ejemplo emblemático de lo que se come en Marruecos durante las fiestas para desear buena suerte. Un plato popular cuyo ingrediente principal es la carne de pollo, que se acompaña de cebolla, lentejas, aceite de oliva y, por supuesto, especias.

Aunque es típico de Casablanca, cada región ha copiado y personalizado la receta. En Fez, por ejemplo, no se utiliza carne de pollo, sino Trid (un tipo de paloma). Si quiere degustar los mejores platos de la cocina típica marroquí, merece la pena probar la Rfissa.

Rfissa, comida en Marrakech

4. Harira:

Esto es lo que un turista puede comer en Marruecos. La harira, una sabrosa sopa definitivamente menos ligera de lo que parece, ya que permite saciarse con una sola comida durante el Ramadán. ¿De qué puede estar compuesta esta típica sopa marroquí?

Los ingredientes son albóndigas de cordero, lentejas, tomates y verduras. A decir verdad, la harira se puede comer cómodamente cuando se prefiera, por ejemplo, se puede encontrar durante un tranquilo paseo por el zoco. Si una sola comida puede saciar todo el día, ¡es todo tiempo ganado para el turista deseoso de visitar y descubrir tantas cosas como sea posible!

Harira, sopa de Marruecos

5. Tanjia:

Sabroso y difícil de replicar, he aquí otra sugerencia sobre qué comer en Marruecos. ¿Recuerda la jarra de terracota que mencionamos antes? He aquí el segundo ejemplo de la cocina marroquí con el Tajine. Perteneciente a la cultura y la tradición de la zona de Marrakech, el tajine se elabora con cordero o ternera.

La preparación es muy larga, la Tanjia debe ser llevada al horno de leña que calienta el Hammam tradicional de Marrakech, de esta manera en contacto con el fuego deberá cocinarse durante horas. Este plato está tradicionalmente ligado a una leyenda, todavía hoy lo cocinan sólo los hombres (demostrando que pueden quedarse sin mujeres… dice la leyenda).

Tanjia, carne y verduras

6. Baghrir:

La cocina marroquí, como sabemos, también es famosa por los dulces, y en esta categoría entra el Baghrir. Es muy parecido a las tortitas, pero con agujeros. De hecho, la superficie no es lisa, sino que está salpicada de pequeños agujeros.

La masa hecha de harina, sémola, levadura, sal, mantequilla y miel le da suavidad, gracias a la falta de líquidos. Al ser un pastel se suele consumir en el desayuno o la merienda, según la tradición debe estar relleno de mantequilla derretida y miel, pero hoy en día la elección es más amplia, de hecho se suelen consumir con mermelada o chocolate.

Baghrir de Marruecos

7. Pastela:

Lo que hay qué comer en Marruecos, y en particular en Fez, es la Pastela, un plato complejo que trae consigo historia y cultura. Así, fue tras la derrota de Granada cuando muchos musulmanes se refugiaron en el Magreb, trayendo consigo sus propias tradiciones gastronómicas, entre las que se encuentra este plato que hoy pertenece a la cocina marroquí.

El protagonista de la Pastilla que junto con las especias y los aromas dan vida a una tarta de hojaldre de varias capas. La cocina marroquí actual, sin embargo, como habrá adivinado, intenta complacer a todo el mundo, hay variaciones con pollo, cordero o incluso pescado. Una espolvoreada de azúcar en polvo y la adición de canela hacen de la pastilla una combinación de sabores dulces y salados.

Pastilla, tortitas de Marruecos

8. Mechoui:

Caminando entre los puestos de la plaza Jemaa el-Fna, el aroma del Mechoui captará tu atención y antes de que te des cuenta… tendrás hambre. Si eres un amante de la carne, este es el mejor plato que comerás durante tu viaje a Marruecos, una vez más el cordero es el protagonista, esta vez a la parrilla.

Un cordero entero asado y aromatizado con mantequilla, especias y Smen (una mantequilla salada fermentada). A pesar del uso habitual de especias, el sabor no cubre el de la carne. La tierna y sabrosa carne se suele comer con las manos y acompañada de pan.

Mechoui comida en Marruecos

9. Kaab el Gazhal:

Originales desde su nombre, los «cuernos de gacela» son deliciosas galletas pertenecientes a la cocina marroquí. Llamadas así por su forma de media luna, tienen un exterior crujiente y un suave relleno de pasta de almendras.

Sencillos pero deliciosos son ideales para ser servidos con un buen té, recordarás lo importante que es la hospitalidad en Marruecos. Si tienes la oportunidad de llevártelos a casa, piensa en lo mucho que un ejemplo de qué comer en Marruecos podría hacer súper felices a tus amigos.

Kaab El Ghzal, pasteles de Marruecos

10. Té con menta:

Esperando haber satisfecho ampliamente su curiosidad sobre qué comer en Marruecos, la décima sugerencia recae en el Té de Menta. Acompañante perfecto de todas las comidas, lo verá añadido a los dátiles o al típico pan bereber. En Marruecos, el Té a la Menta es el símbolo de la hospitalidad, por lo que se sirve durante todo el día. La infusión tiene un delicioso sabor obtenido de la combinación de té verde y hojas de menta.

Le sugerimos que lo aproveche no sólo porque es delicioso, sino también para tomarse un momento de calma y disfrutar del ambiente que le rodea. Uno de los lugares más evocadores de Marruecos donde se puede disfrutar de un buen té a la menta, es en el interior de un pueblo bereber del Sáhara, donde te sumergirás por completo en la cultura y tradición locales.

Té a la menta fue la última de nuestras recomendaciones sobre qué comer en Marruecos, ¡sólo tienes que salir a buscar tu favorito!

Té a la menta de Marruecos

¿Visitando Marruecos por las rutas del Gusto?

Si este artículo le ha abierto el apetito y está interesado en recorrer las rutas del gusto en Marruecos, sólo le queda elegir el viaje que mejor se adapte a sus necesidades. Póngase en contacto con nosotros.

¿Es mejor un viaje por libre o un viaje organizado a Marruecos? ¡Descúbralo ahora!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>