Ciudad de Fez en Marruecos, las mejores cosas que hacer, ver y más

Fez en Marruecos

Fez, la región emblemática de Marruecos, tiene muchas cosas que hacer y ver. No es un fenómeno nuevo. Ha sido declarada capital oficial en varias ocasiones desde su fundación en el año 789, sobre todo durante la Edad Media y el siglo XIX. Pero, en realidad, es su posición como metrópoli cultural y espiritual la que la hace brillar y refuerza su gloria.

Esta sublime y vibrante ciudad cargada de historia, que siempre ha mantenido su dimensión tradicional, está situada a 180 kilómetros al este de Rabat y se divide en tres zonas: la medina, el recinto real y la ciudad nueva.

¿Se pregunta qué ver y hacer en Fez? Siga la guía mientras le mostramos las atracciones imprescindibles de esta ciudad, así como algunos consejos para aprovechar al máximo su visita a Fez.

¿Tiene previsto viajar a Marruecos para visitar Fez?

En este artículo, Touring in Morocco le informa de las principales cosas que hay que ver en Fez. Desde los mejores lugares, atracciones y monumentos hasta las actividades más interesantes. Sin olvidar que ofrecemos una amplia gama de viajes asequibles que sin duda satisfarán sus necesidades y planificarán su viaje de ensueño a Fez. Póngase en contacto con nosotros ahora o navegue por nuestros Tours por Marruecos.

Las mejores visitas en Fez, Marruecos:

fez en Marruecos, lo mejor para hacer y ver

La Medina

En Fez no se encuentra la modernidad de Casablanca ni el bling-bling de Marrakech, porque Fez ha conservado sus tradiciones y su moral. Su medina fortificada, impregnada de antigüedad, es un ejemplo de ello. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1981, sigue siendo una de las más suntuosas y bien conservadas del mundo árabe, y alberga las principales instituciones culturales de la ciudad.

Sería una parodia visitar Fez sin perderse por sus callejuelas de la Medina, pues nada supera el placer de pasear por las antiguas callejuelas, bordeadas de fuentes, palacetes y riads. Y admirar la majestuosa arquitectura de la Medersa de Bou Inania. También puede visitar la mezquita Karaouyine, una de las más antiguas y majestuosas del mundo musulmán, o el museo Bar Batah, dedicado a las artes y tradiciones de la ciudad.

Durante esta excursión por las callejuelas del zoco de la Medina, se encontrará con el trabajo de muchos artesanos de esta zona, como carpinteros, guarnicioneros y marroquineros, que no dejarán de impresionarle.

¿Qué se puede hacer en Fez? Al final del día, recomendamos pasar por la puerta norte de la Medina y subir a las alturas de las tumbas meriníes, desde donde la vista panorámica de la ciudad es literalmente impresionante. También es un lugar perfecto para contemplar la impresionante puesta de sol.

Las curtidurías de Fez

Otro espectáculo exclusivo, esta vez coreografiado al estilo del ballet, se presenta a los turistas en esta atracción. La marroquinería, un arte ancestral que ha resistido el paso del tiempo, está arraigada allí y sigue siendo uno de los rasgos inalterables de Marruecos; sigue estando a la orden del día.

Tendrá la oportunidad de experimentar las diferentes etapas de fabricación de esta sustancia en este barrio de Fez que hay que visitar. El secado de las pieles, el curtido, la coloración en las cubetas, antes de que el cuero tome su forma final de babuchas, cinturones o cualquier otra cosa que encontremos en las tiendas de marroquinería.

Esta visita memorable no le dejará indiferente, aunque sólo sea por el olor tan desagradable… Puede distraerle del encanto de la visita a este barrio, pero cuando salga del taller, le darán una bebida de té de menta para ayudar a disimular el hedor.

También le aconsejamos que se tape la nariz con hojas de menta fresca.

La Medersa Bou Inania de Fez, Marruecos

Esta academia coránica, fundada en 1350 durante la dinastía de los Meriníes, bien merece un desvío si se visita Fez. De hecho, es uno de los pocos monumentos religiosos que atrae a turistas de todo tipo.

En el centro de este monumento de estilo arquitectónico árabe-morisco se encuentra un impresionante patio central pavimentado con losas de mármol y enmarcado con Mashrabiya de madera tallada. Mientras los estudiantes permanecían en el piso superior, los patios de los lados se utilizaban como aulas.

Anteriormente, este internado religioso estaba regulado por un reglamento interno muy draconiano, que significaba que a los internos sólo se les servía pan, aceitunas y agua como comida en época de exámenes, por ejemplo.

Es la institución teológica más importante de la ciudad. Y la oración del viernes se realiza en la mezquita adyacente. Además, es la única escuela religiosa con un hermoso minarete de tejas verdes que domina la ciudad y que se puede ver nada más llegar a la medina desde Bab Bou Jeloud.

El Palacio Real

Es uno de los palacios más antiguos de Marruecos y sin duda uno de los más importantes. Dar El Makhzen, construido en el siglo XIV, es otro de sus nombres. Se construyó fuera de la antigua medina debido a su gran extensión de ochenta hectáreas, y ahora está situado cerca del Mellah, el barrio judío. Para satisfacer las necesidades del palacio, se construyó una nueva medina, Fes el-Jdid, como su nombre indica.

No se admiten visitas, como ocurre en la mayoría de las mezquitas y palacios marroquíes. Sin embargo, le sugerimos que visite este palacio, aunque sólo pretenda admirar las magníficas puertas de diferentes tamaños que conducen al palacio desde su amplia explanada.

Hay siete puertas, que representan los siete días de la semana, así como las siete etapas de la monarquía. Estas puertas son todas de bronce y están decoradas con multitud de diminutos azulejos de cerámica de dos colores: el azul, signo de la ciudad, y el verde, color emblemático del Islam.

Palacio y Museo Dar Batha

El Palacio de Batha fue diseñado por el sultán Hasán para unir las dos ciudades que conforman Fez, Fez-el-Baki y Fez-el-Djedid. Este palacio se convirtió posteriormente en un museo de artesanía, donde se puede encontrar alfarería y cerámica que data del siglo XIII. Así como bordados y joyas que se remontan a la época medieval. La mayoría de los objetos de cerámica están coloreados con el popular tinte azul de Fez, que se extrae del cobalto.

El museo cuenta con un inspirador jardín andaluz por el que se puede pasear a gusto entre naranjos y encinas. Este paseo ofrecerá una encantadora distracción de la cacofonía de la medina.

Aprovecha para fotografiar las puertas lujosamente adornadas y los enormes candados utilizados para asegurar las puertas por la noche.

Otras atracciones y cosas que hacer/ver en Fez, Marruecos

Cosas que hacer y ver en fez, lugares hermosos

El jardín de Jnan Sbil

Este pequeño jardín botánico, muy visitado por los lugareños, es un verdadero pulmón verde de la zona. Jnan Sbil, construido en el siglo XVIII por el soberano Moulay Abdallah, es también el jardín público más antiguo de Fez.

A pesar de haber estado abandonado durante mucho tiempo, recuperó su antiguo esplendor tras unas exhaustivas obras de rehabilitación que concluyeron en 1999.

Hoy en día, lugareños y turistas pueden pasear por las sombreadas callejuelas de este hermoso jardín, arrullados por el murmullo del río.

El jardín cuenta con más de tres mil especies vegetales repartidas en siete hectáreas de jardines temáticos. Un verdadero remanso de paz y tranquilidad.

Tumbas meriníes

Los meriníes son una dinastía marroquí que gobernó entre los siglos XIII y XV. Se establecieron en Fez durante un periodo y crearon Fez El-Jdid. Dejaron sus huellas en todo Marruecos, especialmente en Fez.

Al visitar esta ciudad imperial de Marruecos, puede ir a visitar las ruinas de las tumbas meriníes, situadas en el punto más alto de la ciudad. A pesar de que el yacimiento en sí no es interesante, le sugerimos que haga un breve desvío durante su viaje a Marruecos para visitar Fez.

Estas tumbas, situadas en una colina, tienen una impresionante vista panorámica de la Medina y las montañas circundantes.

El lugar de Seffarine

También vale la pena visitarlo porque es donde se encuentra una de las caras de la comunidad artesanal de esta ciudad. ¿Qué hay que ver en Seffarine? Muchos artesanos moldean el cobre para hacer teteras, bandejas y quemadores de perfume. Pero también hay caldereros que fabrican cuencos, cubos y otros utensilios.

Museo de las Armas

Este museo, inaugurado en 1963, alberga una gran colección de armas de diferentes épocas de la historia. Está situado en Borj Nord, una ciudadela histórica del siglo XVI con una espectacular vista panorámica de Fez.

En sus vitrinas hay armas de la India, Europa y Asia, pero la mayor y más impresionante parte de la colección está formada por adquisiciones marroquíes.

Uno de los aspectos más destacados del museo, por ejemplo, es el cañón de 5 metros de largo utilizado durante la Batalla de los Tres Reyes.

Además de la escenografía completa, que muestra la evolución de los métodos de producción de armas de fuego a lo largo de la historia, la terraza superior del museo ofrece una impresionante vista del casco antiguo.

Clases de cocina

Si le gusta la comida, puede que sea el momento de emprender una aventura culinaria. Esta es una forma extraordinaria de terminar su visita a Fez. No se trata de comer, sino de recibir clases de cocina. De hecho, varias marcas, como el Café Clock, tienen cursos sobre cómo cocinar tagines y otros platos refinados. Este curso comenzará con la compra de ingredientes en el zoco, luego un ejercicio en el que se le invitará a participar, y terminará con una degustación adecuada.

Visitas y cosas que ver en los alrededores de Fez, Marruecos

He aquí algunos lugares que visitar y cosas que hacer en la región de Fez. No tardarán en seducirle porque cada uno tiene algo exclusivo que ofrecer.

Ver Ifrane

Ifrane, situada a 80 kilómetros de Fez, es una pequeña ciudad de temática europea llena de encanto. Tiene un clima cálido todo el año y un ambiente festivo en invierno y verano, ya que está rodeada de montañas de 1.650 metros de altura.

En el centro de la ciudad hay un lago rodeado de bosques, junto al cual se puede admirar la estatua del León de Ifrane, una majestuosa escultura de piedra que los visitantes suelen fotografiar.

Es inevitable que se sienta atraído por las numerosas villas de lujo de la ciudad, que destacan por sus árboles y paseos finamente cuidados.

La ciudad también cuenta con un espléndido y lujoso Palacio Real, que destaca majestuosamente en el horizonte con sus cúpulas verdes. Cuando el rey va a esquiar a Ifrane, se aloja allí. Ifrane también cuenta con el campus Al Akhawayn, que se traduce como «la universidad de los dos hermanos».

La ciudad de Ifrane es también famosa por su variada vida cultural. Varios festivales, como el Tourtite, la animan poniendo la música, la artesanía y el deporte en el punto de mira.

Les Chants des Cèdres, un festival que pretende fomentar y mostrar la diversidad y el eclecticismo del patrimonio cultural de Marruecos. Así como su apertura a otras culturas del mundo está en el punto de mira durante toda la temporada de verano.

En invierno, puede visitar el Festival de Miss Nieve, que incluye una serie de eventos deportivos y culturales. El festival culmina con la elección de Miss Nieve, todo ello en un ambiente festivo.

Visita a Moulay Idriss

Moulay Idriss, situado a 70 kilómetros al oeste de Fez, es uno de los destinos imprescindibles de Marruecos.

Es ideal para los que disfrutan paseando en un bello entorno natural. En esta ciudad que se distingue por una extraordinaria dimensión religiosa para los musulmanes, le acogerán carriles y colinas.

Lleva el nombre de Idriss I, cuyo bisabuelo Muhammad fundó la dinastía Idrissid.

Debido a su estatus religioso, sólo los musulmanes podían entrar en la región, condición que duró hasta mediados del siglo XX. Actualmente, el mausoleo de Moulay Idriss no está disponible para los no musulmanes. Y, aunque la visita merece la pena, puede limitarse a verlo por fuera.

Moulay Idriss tiene un encanto cautivador que se refleja en sus vibrantes calles y en un sinfín de arcos brillantemente ejecutados.

La Posición de Moulay Idriss I también merece una visita. Allí, podrá relajarse en uno de sus cafés mientras disfruta del ambiente de la calle. Además, para llegar al mausoleo, hay que pasar por allí.

Otro atractivo de la zona son las terrazas panorámicas. Desde ellas podrá disfrutar tranquilamente de Moulay Idriss.

Visitar Volubilis

Esta ciudad de Marruecos, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1997, está situada a unos 70 kilómetros al oeste de Fez. Tiene una superficie de 40 hectáreas. Se pronuncia Oualili o Walili en árabe.

Volubilis fue en su día un puesto de avanzada romano, pero ahora es un hermoso destino turístico con impresionantes ruinas arqueológicas. Alberga las ruinas romanas mejor conservadas de Marruecos.

volubilis cerca de Fez en Marruecos

Deambular por las ruinas que representan siglos de historia es sin duda intrigante, pero Volubilis tiene otras maravillas que ofrecer que le sublimarán, un arte sensacional e impresionante.

El foro, la basílica y el templo de Júpiter, ambos situados en la parte alta de la ciudad, merecen una visita. Antiguamente, eran el centro de la vida pública de la ciudad.

También merece la pena visitar las termas. Y, aunque no están en perfecto estado, podrás hacerte una idea del sistema de calefacción que utilizaban los romanos en las termas.

Otro punto interesante que hay que ver es el Arco de Caracalla, de ocho metros de altura y unos veinte de longitud, que también está en buen estado. Este arco, erigido en mármol en 217 como homenaje al emperador y a su madre, es uno de los emblemas de Volubilis. Este arco estaba originalmente rematado por un carro de bronce.

Es difícil abandonar esta ciudad sin admirar sus mosaicos. Algunos pueden afirmar que Volubilis es un verdadero mosaico igual. Así que no olvide los mosaicos de los Trabajos de Hércules, o los del Baño de las Ninfas, o el Acróbata… Sin embargo, para localizar estos mosaicos, que sólo se revelan con dificultades, puede necesitar la ayuda de un guía.

¿Qué hacer y ver en Fez cuando llueve?

¿Qué pasa si llueve durante su visita a Fez en Marruecos? Descubra nuestra selección de las mejores cosas que hacer y ver cuando llueve en Fez.

Visite el Museo de Artesanía en Madera de Nejjarîn

Este museo, que abre todos los días de 10 a 17 horas, le hará olvidar el tiempo lluvioso.

Ver el Palacio o la Kasbah Glaoui

Este palacio, diseñado a principios del siglo XIX, sirvió de residencia a un pachá de Marrakech mientras viajaba a Fez. Estaba abandonado desde 1950 y ha sido parcialmente rehabilitado por un artista gráfico. Expone su obra en el interior, lo que lo convierte en una misteriosa casa ocupada por artistas.

El propietario le llevará a través del patio principal con sus grandes salones de inspiración andaluza, el cuidado baño que data de principios del siglo XX y la cocina con sus enormes ollas antes de llevarle al patio del harén en la parte trasera.

Los fondouks

Hay varios fondouks situados a lo largo de los principales ejes de la ciudad antigua de Fes. Anteriormente, funcionaban como un intercambio comercial. Estaban formados por casas que desempeñaban varias funciones. Eran un lugar donde se alojaban los pasajeros procedentes de Fez y a menudo se utilizaban para almacenar suministros de uso comercial o industrial.

El fondouk, que en su día fue un caravasar, alberga ahora una gran cantidad de estudios, como el Fondouk Bou selham. O el Fondouk kaat smen, que se encuentra en Talaa Kbira, cerca de Bab Boujloud, y está especializado en el comercio de aceitunas, miel y cuenta con estudios de artesanía.

Qué hacer y ver en Fez en pareja viajando por Marruecos

Fez, la ciudad histórica por excelencia, es perfecta para una excursión romántica porque es amable, acogedora y está cargada de historia. Tenemos algunos consejos para un viaje de fin de semana que esperamos le sirvan de hoja de ruta para una estancia idílica.

La Medina, un interludio encantado

La Medina es un escenario perfecto para un paseo romántico por su laberinto de callejuelas, en sus embriagadores y fragantes zocos, como el de El Attarine o el de Henna. Una breve diversión que terminará frente a una deliciosa pastilla con pichón, una de las especialidades culinarias de la región.

Admirar la puerta de Bab Boujloud

También es famosa como «La Puerta Azul» y está considerada como uno de los monumentos más majestuosos que ver en Fez.

Visitar la Ciudad Nueva ( Fez El-Jdid)

La avenida Hassan II, con sus numerosos bares, terrazas y heladerías, es sin duda el lugar ideal para un paseo romántico. También es un lugar ideal para tomar una taza de té a la menta o un café. O tal vez, pasear por los jardines en el centro de este amplio bulevar, recargando las pilas mientras se admiran las dos estatuas de leones.

En Fez El-Jdid se pueden encontrar restaurantes marroquíes y extranjeros, especialmente italianos. La gran mayoría de los habitantes de la región tienen un estilo de vida más occidental, y a muchos les gusta la comida rápida.

El barrio andaluz

Este barrio, situado en la medina de Fez el-Bali, también merece una visita y permite explorar juntos el Fez español. La originalidad de sus edificios sagrados y la artesanía de sus habitantes diferencian esta porción andaluza de la región.

La Mezquita de Andalucía, que data de más de once siglos, es sin duda una de las maravillas arquitectónicas que hay que ver en esta región. También es un excelente punto de partida para explorar este antiguo barrio, pasear por sus callejones y visitar algunas de las medersas construidas a principios del siglo XIV.

Los mejores museos para visitar en Fez, Marruecos

Aunque Fez no es popular por sus museos, hay algunos que ofrecen una excelente oportunidad para conocer el arte marroquí en un entorno único.

Fondouk Nejjarine

De hecho, se trata de un khan del siglo XVIII que ha sido bellamente restaurado. En cualquiera de las tres etapas, se puede percibir la maestría y las habilidades de los artesanos que utilizan la madera en diversos temas. Tras el paseo, puede relajarse con un cóctel en la terraza, que tiene una vista impresionante de la medina.

Borj Norte

El Borj, bellamente restaurado, alberga ahora un apasionante museo con una gran variedad de armas de época. Muchas de las armas expuestas son de la Makina, una fábrica de armas fundada en Fez en el siglo XIX por el dictador Moulay Rachid. El museo es tan fascinante como informativo, ya que traza una cronología de las diferentes formas de arsenal que han existido a lo largo de la historia, desde la Edad de Piedra hasta el siglo XX.

Museo de Belghazi

Este museo etnográfico se encuentra en un opulento palacio privado y alberga las artes y costumbres fassi. Alberga una enorme selección de objetos que son cautivadores y genuinos, pero el precio de la entrada es un poco elevado. No obstante, merece la pena visitar el palacio, y el té a la menta que se sirve en la terraza proporciona un breve pero agradable respiro.

Museo de la Música Andaluza

Este museo privado está situado en Dar Al-Makhfia, que fue propiedad de la familia Fassi Bennani. Merece la pena ver esta mansión burguesa, restaurada con mucho arte y saber hacer.

Además de una biblioteca y un espacio de exposición con artefactos creativos. El museo alberga versiones de instrumentos tradicionales como los rebabs y fotografías antiguas. Dar Bennani, además del museo, es un conservatorio dedicado a la preservación de esta docta y sutil música arábigo-andaluza, que se remonta a muchas décadas atrás.

Qué hacer y ver en Fez con la familia y los niños

Cosas que hacer y ver en la ciudad cultural

Fez es una ciudad extraordinaria de Marruecos que puede cautivar incluso a los viajeros más exigentes, incluidos sus hijos. Si viaja con su familia, hay tantas formas de explorar Fez que inevitablemente encontrará algo que satisfaga tanto sus necesidades como las de sus hijos.

Descubrir la Medina

Pasee con sus hijos por los vibrantes y fragantes zocos de la medina. Deje que sus hijos negocien sus primeros recuerdos mientras fomenta la complicidad que desarrollarán con los comerciantes. Se trata de un juego habitual en los zocos de Fez que sus hijos disfrutarán sin duda. Les encantará. Permita que exploren la historia recorriendo las distintas puertas que brotan en la región artesanal.

Explorar las curtidurías

Visite las curtidurías, que producen un verdadero festival de colores y olores que no son del todo… divertidos. Le darán ramitas de menta para ayudarle a soportarlo. Las curtidurías están rodeadas de puestos con terrazas, desde donde sus hijos podrán escuchar el duro trabajo de los artesanos. Seguro que les fascinan las pieles convertidas en bolsos o chaquetas de cuero.

Paseo por el parque Jnan Sbil

Llévelos al Parque Jnan Sbil para que se sumerjan en un exuberante paraíso. Este parque cuenta con cerca de tres mil especies vegetales repartidas en 7,5 hectáreas en numerosos jardines temáticos. Ayúdeles a identificar algunos de los árboles que abundan en este precioso entorno. También es una forma de que se desahoguen y recarguen las pilas.

Visite el Palacio Abdeslam Moqri, que cuenta con tres jardines con fuentes, estanques para niños, pequeños lagos, bancos y una espectacular variedad de árboles y flores. Además, este lugar tiene una impresionante vista panorámica de Fez.

Visita a las Medersas

Haga una visita a las Medersas. Estas conocidas escuelas coránicas pueden verse en todo el país. Deje que sus hijos se maravillen con los espléndidos mosaicos de sus paredes, que incluyen suras del Corán.

Qué hacer y ver gratis en Fez, Marruecos

Fez, con sus numerosos monumentos y lugares emblemáticos, sus zocos, su música y sus tradiciones, presenta un espectáculo sin igual al que es imposible permanecer ajeno o irrespetuoso. Entonces, ¿qué se puede hacer en Fez gratis o casi gratis? En cualquier caso, Fez sigue teniendo un precio moderado.

Visitar el Zoco el Henna

En comparación con otros zocos, este zoco, que se encuentra en una pequeña plaza muy acogedora y sombreada, ofrece una imagen muy inusual y original. Hay numerosos productos de henna disponibles. También se puede acceder a los cosméticos naturales, como el jabón negro y los tratamientos de la abuela.

Visitar los jardines de la medina

Bou Gardens Jeloud es un gran espacio verde. Hay mucha vegetación, fuentes y puentes. Estos jardines públicos tienen un ambiente intemporal para pasear y soñar lejos del bullicio de la medina. La entrada es gratuita.

Haga una visita a Fes-el-Bali

Dedique algo de tiempo a descubrir el laberinto de la ciudad antigua. Deje que el tiempo se le escape mientras se sumerge en el inmejorable ambiente de esta medina. Por supuesto, hay algunas visitas obligadas. De camino a la plaza del Rcif, la explanada más amplia de esta emblemática medina y donde se congregan los vendedores por la mañana. No hay que olvidar el barrio de los carpinteros y ebanistas, que se centra en la plaza Nejjarine. El espectáculo que ofrecen estos artesanos bien merece el desvío.

El top de las visitas insólitas en Fez, Marruecos

Si busca algo nuevo, único o sensacional, estos son algunos de los lugares que han contribuido a la fama y notoriedad de esta ciudad secular y siguen inspirando a quienes persiguen lo insólito.

Casa de la Artesanía de Fez

Este espacio único permite a los visitantes admirar una gran variedad de artículos de cuero de diversos tipos. Pero también se puede presenciar a los artesanos trabajando, practicando su oficio. Pufs, pantuflas y otros objetos extraños aparecen ante usted como por arte de magia. Gracias a la destreza de estos artesanos y a su inigualable saber hacer, que sólo ellos poseen.

Tejido tradicional bereber

Esta tienda de tejedores está escondida cerca de la popular curtiduría Chouara de Fez. La propietaria de este auténtico taller le dará la bienvenida, y con una taza de té. Podrá observar a las mujeres de la zona, todas ellas ocupadas hilando lana o algodón con una destreza y una paciencia extraordinarias que inspiran reverencia. Esta tienda le hará conocer la auténtica herencia marroquí y fassi a través de la muestra de sus más bellas alfombras.

Galería Chez Mehdi Bis

Todos los conocedores del arte antiguo que disfrutan explorando los rincones en busca de objetos curiosos. O incluso obras de arte verán cumplidos sus deseos porque aquí encontrarán lo que buscan.

Esta galería vende una gran variedad de piezas a precios inmejorables, como joyas, alfombras, cinturones de boda, cerámica y ropa. Además, el propietario le mostrará su colección privada, que comenzó hace más de dos décadas. Le aconsejamos encarecidamente que visite este insólito anticuario que posee una auténtica cueva de Alí Babá.

Visitar Fez a pie: cosas que hacer y ver

Fez, la capital espiritual de Marruecos, ha permanecido relativamente inalterada a lo largo de su existencia. Gracias a su formidable medina, cuenta con el mayor espacio peatonal del mundo. Es fácil dejarse llevar por su laberíntica y mítica medina, perdiéndose en sus callejones, algunos de ellos inimaginablemente estrechos.

Una visita a pie a la medina es, por tanto, la experiencia más esclarecedora, cautivadora y emocionante. Es mucho más fácil pasear por sus tortuosas e incluso laberínticas calles con un guía local; se puede ahorrar tiempo y ver casi todo en unas 4 horas.

Podrá pasear por varias mezquitas notables, la fuente Nejjarine, una guardería coránica y una curtiduría que acoge un festival de colores. A continuación, visitará los zocos tradicionales, brillantes, vibrantes y llenos de la fragancia del incienso. Se detendrá ante los talleres de artesanos y joyeros para admirar su destreza y habilidad. ¿Por qué no se detiene a degustar un turrón o una taza de té, una de las grandes especialidades de Marruecos?

Escuchará las pequeñas anécdotas e historias que se esconden tras las puertas de la medina mientras camina junto a un guía local profesional. Este guía también le mostrará cómo explorar una de las ciudades más energéticas y animadas de Marruecos. Así como dónde comprar recuerdos, comer y beber.

Por otro lado, los burros son muy populares en la medina. De hecho, estos animales se utilizan para transportar mercancías en la medina de Fez, ya que no se permite ningún otro modo de transporte.

Pasear por las interminables callejuelas de la ciudad antigua (hay 9.500 callejuelas, increíble, ¿no?) es una forma de resucitar la historia a través de las fragancias, los olores y los colores que han pasado por el tiempo. Una experiencia única y genuina. Y, a pesar de que la zona se ha turistificado en exceso, la belleza permanece.

¿Cuántos días para visitar Fez en Marruecos?

Fez es uno de esos destinos que se pueden visitar todo el año. No es habitual que el termómetro baje de los cero grados centígrados durante la temporada de invierno. En febrero, por ejemplo, las temperaturas matinales se acercan a los 11 grados centígrados y las vespertinas se acercan a los 20 grados centígrados en buenas condiciones. El tiempo es normalmente suave, por lo que no debería ser una preocupación a la hora de planificar su viaje.

Tres días son más que suficientes para relajarse en Fez. Este periodo le permitirá conocer la esencia de la región, explorar sus museos, joyas ocultas y lugares únicos. Sumergirse en su ambiente festivo y degustar las delicias de su gastronomía.

En la medina y sus alrededores, también podrá encontrar tiempo para relajarse, disfrutar de un hammam, ir de compras. Y aprovechar al máximo lo que ofrece esta segunda gran ciudad marroquí.

Visitar Fez en 1 día

En Fez, será un placer deambular, explorar y perderse. Sin embargo, para una visita de un día, puede centrarse en la medina, que es un auténtico laberinto con sus ocho entradas y 9500 callejuelas. Realmente tiene tantas joyas que sería una pena no aprovecharlas.

  • Explore el casco antiguo, sus vibrantes y coloridos zocos, casas de artesanos, tiendas para turistas. Y calles sinuosas que seguro que están llenas de sorpresas. Póngase delante de los diferentes puestos de los comerciantes para disfrutar de una fiesta de productos, olores y colores. Este paseo le sumergirá en la vida cotidiana de los Fassis, y nunca se lo perderá.
  • Siempre en la medina, no deje de visitar las numerosas escuelas coránicas, como la Medersa Bou Inania, famosa por su minarete. O la Mmedersa Attarine, que tiene mosaicos, caligrafía y yeso esculpido en sus paredes.
  • Al volver de la medina, se puede ir a la plaza Boujloud y entrar por la puerta azul. Esta zona se vuelve bastante concurrida, con encantadores de serpientes y espectáculos callejeros que entretienen a los turistas.

Visitar Fez en 2 días

Mucha gente se refiere a Fez como «la ciudad de las maravillas de Marruecos», y está llena de lugares de interés que merece la pena ver. Es una ciudad inundada de colores, olores y sensaciones. Alberga la universidad más antigua del mundo, llamada Qaraouiyine. Fez es conocida desde hace mucho tiempo como fuente de aprendizaje y habilidades. Este es un legado que la ciudad ha conservado hasta hoy.

¿Qué ver y hacer en dos días en esta emblemática ciudad?

Día 1: Visita a la medina

  • Visite la mezquita Qaraouiyine, el museo Nejjarine dedicado a la madera y los hammams.
  • Visite el barrio de los artesanos y domine las técnicas de los artesanos de numerosas industrias: carpintería, cuero, cerámica…

Día 2: Fuera de la medina

  • Visite la Ciudad Nueva, un barrio de la medina construido por el protectorado. Incluye muchos edificios coloniales, entre ellos la iglesia de San Francisco.
  • Pasee por el parque Jnan Sbil, un remanso de paz y tranquilidad con su exuberante follaje y sus caminos sombreados.
  • Visite el barrio de Fes Jdid y la Mellah, el barrio judío más antiguo de Marruecos. Visite las sinagogas de Aben Danan y Al Fassiyine, de aspecto solemne. Pasee por la encantadora calle Bou-khessissat, repleta de casas con balcones abiertos al exterior.
  • Visite el Borj Nord, que ahora alberga el Museo de las Armas. Prepárese para ser transportado en el tiempo a través de una exposición cronológica de armas desde la antigüedad hasta el presente. El fuerte tiene una vista espectacular del asentamiento.

Visitar Fez en 3 días

Viajar a Fez es algo más que una aventura espacial en Marruecos. Visitar esta ciudad imperial, pero todavía insólita, es también, y sobre todo, una escapada en el tiempo. Ya que los tiempos se han detenido en la antigua ciudad. Visitar Fez es, por tanto, una oportunidad de conectar con la historia.

Fez, en cambio, es un destino excepcional, un interludio encantado, para evitar el frío de Europa. Ya que el ambiente es agradable casi todo el año y se presta maravillosamente a una escapada fuera de lo común.

Día 1:

  • Avanza hacia el asalto de Medina. Este paso es crucial para conocer mejor Fez. Tómese su tiempo para deambular por sus sinuosas e intemporales Pero inexpugnables callejuelas, y legendarios zocos divididos por especialidades: vino, electrónica, cerámica, latón, marroquinería…
  • El jardín de Jnan Sbil. Ante todo, la entrada es gratuita. Este parque fuera de la medina es un pequeño, sublime y tranquilo remanso donde las palmeras, los naranjos. Y fuentes juegan al unísono, transportando a los visitantes lejos del mundo caótico y febril de la medina.

Día 2:

  • El barrio de los caldereros. Está a pocos pasos de la curtiduría de Chouara. Descubra el talento de los innumerables artesanos que convierten el bronce, el peltre o el estaño en obras de arte.
  • Continúe hacia el sur de la ciudad vieja para ver a los alfareros y disfrutar de su trabajo. De hecho, la alfarería de Fez está considerada como una de las más exquisitas de Marruecos. El zoco de la cerámica es también uno de los más concurridos de la ciudad.
  • El Palacio Al Glaoui. Es una suntuosa residencia abierta al público, construida en los albores del siglo XIX. El palacio está dividido en 17 casas. También hay dos enormes jardines, innumerables fuentes, un cementerio, dos baños árabes, un molino de aceite y una Medersa.

Día 3: salida de la medina

El tercer día, saldremos de la ciudad antigua y la exploraremos:

  • El Palacio Real.
  • Las tumbas meriníes.
  • La nueva ciudad de Fez.

¿Qué es mejor, visitar Fez o Marrakech?

Es una pregunta difícil de responder, ya que no existe un destino ideal. Siempre existe la otra cara de la moneda. ¿Cómo podemos ayudarle en esta situación?

Lo que ya podemos afirmar es que todo depende de sus objetivos, deseos y sueños. Si busca la singularidad, la originalidad o un lugar fuera de lo común, Fez puede ser la mejor opción. Además, sin duda habrá visto, detectado, que la medina de Fez es excepcional, auténtica y donde encontrará auténticos artesanos. También hay riads encantadores, pero no hay suficientes. Sin embargo, la constancia está presente.

Si lo que busca es vida nocturna, bares elegantes y confortables (hay unos cuantos en Fez), entonces puede ir a Marrakech. Sin embargo, es posible que no descubra el Marruecos más profundo.

En consecuencia, todo es relativo y depende de sus decisiones. Fez es una ciudad más tranquila y menos tumultuosa. Mientras que Marrakech, una ciudad impresionante, tiene demasiadas cosas que hacer pero también demasiada gente.

¿La última palabra? En cualquier caso, ¡estas dos ciudades no le decepcionarán! ¿Cree que la solución es diplomática? Tal vez, pero esa es la verdad.

Dónde dormir: los mejores barrios para descansar

Es indudable que está en la medina. Y todo ello por varias razones. Para empezar, dormir en la medina es la manera perfecta de sumergirse en esta ciudad secular y fascinante. Y al caer la noche, esta ciudad ancestral adquiere una nueva dimensión.

Dormir en este histórico barrio antiguo es una obligación durante su visita, aunque sólo sea por una noche. La antigua ciudad de Fez ha permanecido casi inalterada durante los últimos doce siglos. Permanece fiel a su antiguo retrato, lo que aumenta su inagotable encanto. Podrá experimentar la belleza de la medina durmiendo en ella.

No te preocupes por distraerte con los sonidos de los artesanos. Desde que las tiendas cierran a las 9 de la noche, todas las operaciones se detienen y el silencio es total. Podrá dormir bien, recuperar su resistencia. Y, por supuesto, refrescar las pilas para otro día de actividades y descubrimientos en Fez.

Por supuesto, tienes la opción de dormir en Nueva ciudad. Esto también tiene sus ventajas. Se puede ir andando a cualquier sitio, y se puede disfrutar de la vida nocturna de Fez y conocer gente nueva.

No hay nada que le impida intercambiar entre la estancia en la Medina durante unas noches mientras visita el barrio histórico y la estancia en el barrio moderno de Fez. Sería una experiencia más enriquecedora.

Dónde comer en Fez, Marruecos: 5 lugares imprescindibles

¿Qué sería de un viaje a Marruecos sin probar la comida local y ser recibido calurosamente por los lugareños? Hemos seleccionado cinco restaurantes de Fez que no debería olvidar.

  • Chez Rachid. Un buen escenario para una comida sencilla, sabrosa y rápida. Podrá degustar lo mejor de la gastronomía marroquí, la esencia de sus especias, en la sartén. En un ambiente familiar, le servirán en una bonita terraza. Este restaurante se encuentra a poca distancia de la plaza Bab Boujloud.
  • Dar Tajine. Cuando llegue, se sentirá completamente a gusto consigo mismo. Y todas las dificultades del viaje habrán pasado de largo. Todos los manjares y especias de Marruecos están a su disposición en un entorno familiar perfecto. Por fin podrá degustar la famosa pastilla con pichón, así como otras delicias, en este restaurante.
  • La Kasbah cerca de la puerta azul. El almuerzo puede servirse en una de las dos terrazas que dan a la plaza Serrajine y a la puerta Bab Boujloud. El ambiente es bastante bueno, y la comida es deliciosa y relativamente asequible.
  • El Clock’Café es una cafetería que sirve desayunos, comidas y cenas (calle Tala Kebira). Es un poco caro, pero merece la pena. Es un café-restaurante cultural de moda con muchas plantas y pequeñas terrazas encantadoras. Las hamburguesas de cordero son deliciosamente aromáticas y picantes.
  • El Café Noria está justo enfrente del jardín Jnan Sbil. Sirve deliciosas keftas. Y su jardín es un verdadero santuario de tranquilidad.

Cómo llegar a Fez, Marruecos

En avión:

Hay varias compañías de bajo coste que vuelan a Fez. El aeropuerto internacional de Fes Saïss está a unos 15 kilómetros de la ciudad.

Puedes coger un autobús desde el aeropuerto hasta New City. Sin embargo, si tiene mucho equipaje. Es más económico compartir un taxi con otros visitantes para llegar a la medina. La tarifa sería de unos 15 euros. Aun así, antes de subir, asegúrese de consultar el precio con el conductor e incluso regatear con él. El regateo es un procedimiento tradicional en Fez, muy parecido a un torneo.

Llegada en tren a Fez:

La estación de tren de Fez está situada al norte de la Ciudad Nueva. Por ella circulan diversos trenes desde distintos lugares:

  • Rabat – Fez en 2 horas y 30 minutos
  • Casablanca – Fez unas 4 horas
  • Tánger – Fez 4 horas y media
  • Marrakech – Fez en 7 horas y 15 minutos

En autobús:

Esta es una opción más. En Fez, hay dos estaciones de autobuses:

  • La estación principal de autobuses está cerca de la entrada de Ain zleten, al norte de la Medina. Ofrece servicio a una amplia gama de rutas.
  • La estación de CTM se encuentra en la Ciudad Nueva. Es más contemporánea.

¿Dónde puedo aparcar en Fez?

Cerca de la medina, hay numerosos aparcamientos. Frente a Bab Bou Djeloud, y Talaa Kebira en Ain Azleen. Hay un aparcamiento vigilado frente al mercado central de Ciudad Nueva.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>