Arte y arquitectura de Marruecos, estilos tradicionales y modernos

la arquitectura y el arte marroquíes

Marruecos es un país fascinante, un verdadero cuento de hadas oriental: misterioso, romántico y casi mágico. Marruecos debe su carácter característico sobre todo a una fusión única de culturas y a un rico patrimonio histórico. En los últimos años, el interés por el arte, la arquitectura y los estilos de Marruecos ha aumentado notablemente, sobre todo en el sector privado. Entonces, ¿cuáles son las características especiales de esta tendencia y por qué se considera única? Intentaremos averiguarlo a continuación.

Marruecos está estratégicamente situado en el noroeste de África, con acceso tanto al Mar Mediterráneo como al Océano Atlántico. Con su proximidad a Europa y a Occidente en general, Marruecos se encuentra en una posición realmente importante en la que confluyen Oriente y Occidente.

Mauritania, la primera nación independiente del mundo, fue fundada en el año 110 a.C. y poblada por bereberes, cuyas prácticas culturales y religiosas sentaron las bases del Marruecos moderno. Los bereberes utilizaban ladrillos de barro para construir sus edificaciones y, aunque estas estructuras necesitaban constantes renovaciones, este estilo arquitectónico acabó convirtiéndose en la norma en Marruecos.

Marruecos no era originalmente un país musulmán, pero fue el Islam el que influyó en el modo de vida y la cultura marroquíes más que ninguna otra religión. La elegancia y la ornamentación de la arquitectura musulmana, con sus azulejos, fuentes, diseños geométricos y adornos florales, se han convertido en el sello del Marruecos tradicional en nuestra percepción moderna.

¿Está interesado en una visita para descubrir la arquitectura y los estilos artísticos marroquíes?

Si está interesado en un tour por Marruecos para descubrir su arquitectura, arte, atracciones, colores, ciudades y edificios, Tours En Marruecos le ofrece el mejor y más asequible tour por el desierto y la ciudad de Marruecos. ¡Póngase en contacto con nosotros ahora para una experiencia inolvidable!

Estas son las principales características de la tradición musulmana en la arquitectura y el arte marroquí:

Azulejos de cerámica:

Los adoquines de hormigón, también conocidos como «zellige» (zellige, zillij, zellij), son baldosas árabes de arcilla esmaltadas (no confundir con los mosaicos). Gracias a los persas, este tipo de arte musulmán aplicado a la decoración llegó a Marruecos. El azulejo se utilizaba para alicatar las superficies interiores y exteriores de los edificios, así como para alicatar diversos objetos domésticos y decorativos, como cisternas, jarrones, fuentes y platos. El arte del azulejo floreció durante la época hispano-musulmana.

Azulejos de cerámica de Marruecos

Los moros conquistaron España a principios del siglo VIII y enseñaron a los europeos una nueva forma de esmaltar la cerámica. Un esmalte blanco mate y un esmalte multicolor con brillo nacarado.

Ambos métodos fueron muy utilizados por los artesanos hispano-musulmanes. El esmalte de nácar multicolor, en cambio, se considera un sello distintivo de la cerámica musulmana. En parte porque el oro y la plata, que eran comunes en la antigua Roma, Persia y la cultura cristiana medieval, estaban estrictamente prohibidos en el mundo musulmán.

Fuentes:

El agua era muy importante en Marruecos incluso antes de la adopción del Islam. Sin embargo, con la conversión al Islam y la necesidad de realizar abluciones rituales antes de las oraciones, se inició la construcción masiva de fuentes urbanas para el uso gratuito de la gente.

Gracias a la nueva religión, Marruecos cuenta con mezquitas y fuentes. Por otra parte, las mezquitas marroquíes se diferencian de las convencionales en que no están orientadas hacia La Meca, la ciudad más sagrada del Islam y lugar de nacimiento del profeta Mahoma.

Diseño de arquitectura marroquí

Diseños geométricos:

Entre los aspectos de la cultura musulmana se encuentran los diseños geométricos y los ornamentos vegetales. Debido a la prohibición religiosa de representar personas y animales, las líneas rectas, los ángulos rectos y los diseños lineales florales. También conocidos como arabescos, se han convertido en una parte importante del arte decorativo islámico. Resulta fascinante conocer las raíces y la difusión de los arabescos como elemento decorativo. Los historiadores de la cultura llevan casi dos siglos escribiendo serios folios sobre el tema, relacionando los arabescos con los estilos romano, egipcio y chino. Contrastan y separan los arabescos orientales de los occidentales, y confirman y desmienten las implicaciones religiosas en el uso de tales ornamentos.

En la tradición islámica, y especialmente en Marruecos, la arquitectura geométrica es un complejo patrón de mosaico repetitivo de cuadrados, círculos y esquinas entrelazados.

Los motivos geométricos se encuentran en los kilims, los tejidos de lana y las alfombras de seda, entre otros tipos de arte y arquitectura islámicos marroquíes. El Girih (nudo en persa) es un patrón entrelazado formado por polígonos y líneas que puede verse en telas, fachadas, incrustaciones y cubiertas de libros, entre otras cosas.

Las mukarnas son bóvedas decorativas en forma de panal de abeja con huecos piramidales.

La influencia del arte y la arqueología española en Marruecos:

El arte y la arquitectura de Marruecos (y del Magreb) están fuertemente inspirados por los españoles. Durante más de siete siglos, a partir del siglo VIII, los moros (norteafricanos), los árabes y los bereberes controlaron gran parte de la península ibérica, estableciendo numerosos emiratos musulmanes bajo el nombre territorial común de Al-Andalus.

Cuando la Reconquista terminó en 1492, los estados cristianos ganaron poder y reclamaron sus tierras, y los cristianos lanzaron una invasión de los territorios moros del norte de África.

Los españoles enseñaron a los moros a techar con tejas de arcilla superpuestas.

Los arcos se hicieron comunes en la arquitectura y el arte locales tras su introducción, y desde entonces se han convertido en una parte importante de la arquitectura marroquí. En Marruecos, hay dos estilos de arcos. En primer lugar, los arcos en forma de herradura y los arcos puntiagudos en forma de ojo de cerradura, que se conocen como arcos morunos. Los arcos se utilizan habitualmente en la arquitectura y el arte de Marruecos. Se trata de un arco, ya sea una puerta o una ventana, un nicho o un punto de entrada. Las puertas interiores marroquíes suelen ser algo exageradas, siendo ligeramente más anchas que el hueco y ricamente decoradas con tallas, incrustaciones o fundiciones. Las ventanas, en cambio, nunca son visibles.

Puertas marroquíes, estilos de arte

Los arcos se encuentran tanto durante la ocupación árabe como en otros países árabes, no sólo en el propio Marruecos, sino también en la arquitectura española.

Parques y jardines marroquíes:

La famosa Alhambra, un parque y jardín únicos, una joya de la arquitectura morisca, en Granada, España. Los jardines de la Alhambra, en Marruecos, son hoy un modelo de jardín urbano y privado.

En Marruecos, como en todo país musulmán, los jardines tienen siempre una actitud especial, ya que el jardín es una versión terrenal del Paraíso coránico. En Marruecos y, en particular, en Marrakech, en la frontera de los campos desérticos, la aparición de los jardines moriscos es un fenómeno natural. Los antiguos bereberes servían de pastos en lugar de lugar de descanso o cultivaban árboles frutales en jardines históricos. Estos países siempre han sido un área de especial cuidado y atención. El jardín bereber de Marrakech cubría originalmente unas 500 hectáreas, el mismo tamaño que la medina original, el casco antiguo.

En 1912 se estableció un protectorado francés en Marruecos. Los franceses iniciaron la construcción activa de ferrocarriles, la inversión en minerales naturales y el comercio internacional. Las ciudades se desarrollaron rápidamente, con una normativa gubernamental sobre el desarrollo urbano: ningún edificio de más de cuatro plantas debía ser todo construido. El jardín o el patio debían utilizar el 20% del terreno asignado al edificio, los edificios vecinos no debían dar a los balcones y el tejado de todos los edificios debía ser plano. Las nuevas exigencias han contribuido al auge de la construcción y a normalizar la urbanización. Para Marruecos, todas estas exigencias urbanísticas siguen siendo pertinentes.

Los estilos étnicos elevados son hoy tan populares como el minimalismo escandinavo o la Provenza francesa. El interior marroquí puede ser uno de los más deseados y reconocibles.

Los estilos de arte y arquitectura de Marruecos:

El estilo marroquí incluye elementos de muchos orígenes culturales, por lo que el decorador moderno puede leer esta historia libremente; por ejemplo, siempre se puede añadir un poco más de francés y cambiar el árabe. Un interior, no es un decorado de teatro, hace falta una pista para que el sol marroquí forme parte de tu casa, sólo hay que recordar algunas distinciones. Y los detalles y acentos que elijas son, como se dice, cuestión de gustos.

Mosaicos (o simulacros de mosaicos), estuco, yeso, madera, textiles, baldosas de cerámica, alfombras y felpudos, accesorios de hierro forjado. Y en la colección marroquí se presenta una policromía general que mezcla colores fríos y cálidos.

Los colores tradicionales marroquíes son los tonos cálidos de la tierra, como el ocre, el terracota, el ámbar, el marrón, el naranja y el arena. También se consideran comunes el azul, el ultramar, el verde esmeralda, el turquesa y el blanco en variaciones contrastadas. Se pueden utilizar colores de acento como el rojo, el dorado y el morado.

Paredes y suelos

La arquitectura y el arte marroquíes son realistas y gráficos. Los suelos de piedra se han utilizado tradicionalmente en los hogares para evitar el calor del día y la noche. En la actualidad, el granito cerámico o las baldosas de cerámica se utilizan como sustitutos del suelo de piedra. Las alfombras y los kilims de lana natural y seda, tejidos con diversas técnicas, se utilizan para decorar los salones.

El tadelakt, un revoque mineral marroquí brillante que se asemeja a un corte de piedra natural, se utiliza a menudo para el tratamiento de las paredes. El tadelakt es una tecnología marroquí que se remonta a muchos siglos atrás. Se fabrica enteramente con arena y cal que se encuentra cerca de la ciudad marroquí de Marrakech. Se utilizaba para decorar los palacios de la nobleza.

El yeso tadelakt marroquí sólo lo aplicaban maestros artesanos del más alto nivel con años de experiencia. A la mezcla se le aplicaban diversos tintes naturales, como el azafrán, el ocre y el cobalto, para conseguir la variedad de colores. Por ello, la mezcla de tadelakt no tenía aditivos sintéticos.

Tadelact se ha extendido rápidamente por todo el mundo, pero es más querido en Europa.

Las casas marroquíes suelen utilizar paneles y biombos de madera calada con arabescos tradicionales tallados o diseños geométricos para decorar las paredes. Los nichos interiores empotrados con arcos moriscos son una excelente manera de organizar el almacenamiento y dividir el espacio en una casa.

Muebles

Los muebles marroquíes consisten en tipos suaves y delicados como sofás, sofás, pufs, otomanas e incluso cofres. Todos ellos están decorados con multitud de cojines y mantas decorativas de colores vivos y diseños contrastados. Los cojines se utilizaban a menudo en lugar de los muebles, por lo que su aspecto y abundancia son tradicionalmente válidos.

Los dormitorios de la casa tenían un significado sagrado. Para protegerse del sol del sur, la cama solía colocarse en el centro de la habitación, sobre una plataforma alta, bajo un dosel de seda u organza. La mayoría de las veces, el armazón de la cama era de forja.

Las arcas y los nichos se utilizan para el almacenamiento.

Artículos de decoración

Ya sean alfombras, bandejas, cajas, biombos, candelabros o jarrones, los artículos de decoración están siempre hechos a mano en Marruecos. Nunca encontrará dos lámparas o kilims idénticos en un mercado de Fez o Marrakech. Esa es la belleza de los interiores marroquíes: siempre son únicos.

Lámparas marroquíes, arquitectura moderna

En los hogares marroquíes, la vajilla se utiliza a menudo como decoración. Las bandejas, las ollas y los platos para servir de oro, plata, bronce y cerámica, los jarrones huecos y los platos para dulces se colocan en estanterías de nichos, mesas bajas de café o simplemente en el suelo o en la escalera.

También vale la pena recordar las lámparas marroquíes. Un verdadero interior marroquí está incompleto sin las lámparas tradicionales. El hierro forjado calado de las lámparas y las incrustaciones de vidrio multicolor difunden suavemente la luz y dan al espacio un claro aire oriental.

Techos

Los interiores marroquíes tienden a tener techos altos y de varios niveles. En la mayoría de los casos, el techo está pintado de color blanco o terracota. El azul celeste está representado por el azul o el turquesa, que se utiliza a menudo en el diseño de interiores.

La pintura y las molduras de yeso con colores y ornamentos típicos marroquíes, que se hacen eco de los dibujos de las alfombras, son quizás el estilo de techo más distintivo y colorido.

arquitectura morisca, edificios famosos en Marruecos

La arquitectura, el arte y los estilos de diseño marroquíes son extremadamente adaptables. Sirven tanto para un pequeño apartamento en la ciudad como para una gran finca. Como siempre, todo es cuestión de creatividad, improvisación y sentido común.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>